Resúmen de la Parashá Vaiejí

Iaakov había llegado a la edad de ciento cuarenta y siete años…

Cuando vio que se aproximaba el fin de sus días, le pidió a Iosef fuera a visitarlo con sus dos hijos, Efraím y Menashé. Iaakov le dijo a Iosef que Efraím y Menashé serían contados entre sus propios hijos. Cada uno de ellos sería cabeza de una tribu, al igual que los hijos de Iaakov. Iaakov llamó a todos sus hijos junto a su lecho, habló a cada uno de ellos y los bendijo. Estas famosas bendiciones, conocidas como “birkat Iaakov” (bendiciones de Iaakov), están llenas de profecías sobre el futuro de cada tribu, y de descripciones de los atributos y características de cada uno de ellos.Iaakov ordenó a todos sus hijos que lo sepultaran en la Mearat Hamajpeilá, que Abraham le había comprado a Efrón. Iaakov terminó de dar las instrucciones a los hijos, juntó los pies en la cama y “retornó a su pueblo”.Iosef murió a la edad de ciento diez años y su cuerpo fue embalsamado y colocado en un féretro.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario