Jaie Sara- ”Sacar la rosa entre las espinas”

Llegué hoy al manantial” (Bereshit 24, 22)

El trabajo pormenorizado de la conformación de una pareja, aparece por primera vez en la Torá, en nuestra Parshá – con el casamiento de Itzjak con Rivka. Eliezer, el esclavo de Abraham, fue enviado a Aram Naharaim y ahí encuentra a Rivka. Cuando informa a Betuel y Lavan sobre su misión dice1: “y vine hoy”, sobre lo que Rashi2 comenta: “Hoy salí y hoy llegué” de aquí (aprendemos) que se le acortó el camino”.

Es sabido que Hashem no realiza milagros en vano. No está claro, entonces, ¿qué necesidad había para que se le acorte el camino? Más aún, ¿con qué objetivo vio Eliézer como importante relatar este suceso a Betuel y Laván?

NO DESEAN LIBERAR
Sobre Rivka dice (de acuerdo al Midrash3) el versículo4: “ Cual una rosa entre las espinas”. Ella era la ‘rosa’, pura y piadosa, que estaba rodeada de los ‘espinas’ – dos hombres perversos-Betuel y Laván. No es algo sencillo extraer a la rosa de entre las espinas. Es en su mérito que se cuida y trabaja el terreno, de manera que también las espinas se ven beneficiadas de agua abundante. Por eso se hace necesario de un esfuerzo especial para extraerla de ahí.

De esta manera explica el Zohar5 la avidez de las fuerzas del ‘otro lado’ (Sitrá Ajará) por atrapar en sus redes a almas elevadas y puras. Saben, que en mérito a sostenerse en la santidad, la maldad tiene asegurada su subsistencia, y por lo tanto no sueltan fácilmente a estas almas. Así también, Betuel y Laván sabían y sentían que Rivka es la fuente de la bendición del hogar, y no querían permitirle abandonarlos.

IMPOSIBLE IMPEDIRLO
Mientras que Rivka era pequeña y estaba bajo el dominio de su familia no era posible sacarla de ahí. Pero el día que cumplió tres años, cuando de acuerdo a la ley judía se convirtió en apta para casarse, se creó la posibilidad de rescatarla de la impureza, y ligarla al mundo de la santidad, donde ella corresponde. Abraham sintió todo esto y el mismo día envió a Eliezer para salvarla. Para ello le pasó el milagro de que se le acortara el camino, para que Rivka no permanezca ni siquiera un instante más bajo la égide de los perversos.

Eliezer llegó a la casa de Betuel y Laván con la intención de comprobarles que Hashem estaba con él, y que ellos no tienen posibilidad alguna de sacar a Rivka de sus redes. Sabía que por lo menos intentarían retardar la salida de Rivka (como efectivamente solicitaran luego6: “que permanezca la joven con nosotros, un año o 10 meses”). Por eso, de inmediato dijo: “¡y vine hoy!”, Como diciendo: es imposible retrasar esto siquiera un instante, y por eso es que tuvo lugar el milagro de “hoy salí, hoy llegué”.

LA REDENCIÓN VENDRÁ DE INMEDIATO

Sobre las historias de los Patriarcas está dicho7: “lo ocurrido con los Patriarcas es señal para los hijos”. De la misión de Eliezer aprendemos algo extraordinario: Cuando llega el momento para la redención del Mashíaj, no se detendrá siquiera un instante. Si es necesario –ocurre el milagro de “se acortó el camino”, para que la redención llegue en su tiempo indicado.

Por eso está prohibido desanimarse a causa de la oscuridad del exilio y su extensión. Tal como en la redención de Egipto, los israelitas salieron “en pleno día”8 y Hashem no los retuvo siquiera un parpadear de ojos, así también será cuando “como en los días de tu salida de la tierra de Egipto he de mostrarte maravillas”9. Siendo que concluyó el trabajo de los judíos en el exilio vendrá la redención realmente de inmediato.

(LIKUTEI SIJOT, TOMO 1, PÁG. 34)

NOTAS: 1.Nuestra Parshá 24:42 2.Rashi sobre el versículo 3.Cantar de los CantaresRabá2,b 4.Cantar de los Cantares 2:2 5.Parte 2 6.Nuestra Parshá 24:52 7.Rambán Bereshit 12:6 8.Shemot 12:51 9.Mijá 7:15

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario