El cordero y lo que representa

De las enseñanzas del Maharal De Praga

Durante las plagas, los Israelitas siempre gozaron de tranquilidad, incluso cuando los Egipcios estaban sufriendo. La plaga de sangre por ejemplo, cuando un Judío y un Egipcio bebían agua del mismo vaso, para éste último era sangre, mientras que para el Judío agua, y así sucedía con todas las demás.
Sin embargo, Di-s tuvo que salvar a los Israelitas durante la plaga de la muerte de los primogénitos, ¿por qué sucedió esto con la última?
Las diez plagas sobre Egipto fueron sucediendo en forma creciente respecto a la gravedad de éstas. La ultima (muerte de los primogénitos) fue la más perniciosa de todas.
El nivel espiritual de los israelitas, incluso en Egipto, siempre se mantuvo intacto, tanto es así que cuando las plagas comenzaron, el pueblo de Israel no podía ser dañado. La plaga de la muerte de los primogénitos fue realizada por Di-s mismo, y fue tan grave, que incluso este nivel espiritualidad no fue capaz de protegerlos. Para salvarlos, Di-s tomó al pueblo judío como una nación personal, y los hizo parte de sí mismo. Fue gracias a esto que no fueron eliminados. Ahora el pueblo de Israel se había ganado el privilegio de servir a Di-s y se vieron obligados a traer la ofrenda de Pesaj.
Llevar a cabo este servicio fue una señal de que había una relación única con Di-s.
La traducción aramea de la palabra “Pesaj” es “Jayasa“(Ex. 12:11), que significa “misericordia” o “cuidado”. Esto muestra la relación especial que se desarrolló entre nosotros y Di-s cuando nos tomó como su pueblo y nos salvó de la plaga de los primogénitos. Él tuvo misericordia de nosotros y nos salvó de la aniquilación. Tomó un pueblo que es único y singular, diferente a cualquier otra nación del mundo. Esta calidad del pueblo judío sigue existiendo. Nunca hubo un intento exitoso de algún judío que haya querido integrar otra nación, siempre nos mantuvimos distintos, un pueblo aparte.
El Maharal de Praga, en su comentario sobre la Hagadá, detalla cómo la ofrenda de Pesaj, en muchas de sus leyes, refleja la idea de unión entre el pueblo Judío y Di-s:
Era una Mitzvá asar y comer la ofrenda de Pasaj “con su cabeza sobre sobre sus rodillas”. Esto era para que quedara completo, sin tener que cortarlo en pedacitos, (Ex 12:9) a diferencia de cualquier otro tipo de sacrificio. Esto nos indica que la unión debe ser completa.

La ofrenda de Pesaj era comida en una casa, y sólo por los familiares registrados para ese animal en particular. Esto también nos muestra que la unión debe ser concentrada en un solo lugar.
Esta ofrenda se realizaba con una oveja o cabra de 1 año de edad. El número uno representa unicidad.
Tenía que ser de estos animales y no de ganado, ya que éstos, debido a su tamaño, cuando se lastiman, sólo sienten dolor allí, en cambio las cabras y ovejas, al ser animales más delicados, cuando se hieren, no sólo sienten el dolor donde se golpean, sino también en todo su cuerpo.
El pueblo judío es como la oveja, cuando alguien transgrede, toda la nación sufre, y así como su apariencia no es tan física, lo mismo el pueblo judío es una entidad más espiritual y sensible.
La ofrenda de Pesaj era quemada sobre el fuego, ¿Por qué? Cocinar en agua provoca que la carne se ablande y desintegre, en cambio al asar, todos los líquidos se consumen y la carne queda entera sin romperse, y esto es una indicación de unión.
Estaba prohibido romper los huesos de esta ofrenda, una vez más, cualquier cosa entera representa unión.
Al comer el “Pesaj” de acuerdo a todas sus leyes, el judío demostraba su unión con Di-s. Ésta es la que Él invistió en Israel y es por esto que les ordenó cumplir con esta Mitzvá.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario