Sangre, vida y muerte

Mientras se escurre la sangre de mi cuerpo, estoy pensando qué inconsciente soy generalmente de los ríos vitales que hay dentro de mí…

Estas corrientes intrincadas me traen todo lo que necesito para vivir, y cuando hacen su trabajo, lo hacen tan eficientemente que su presencia es apenas perceptible.
Ocasionalmente, durante momentos de extremo terror o entusiasmo, siento mi corazón palpitar y pienso en las ramificaciones de ese golpeteo  sangre a mi cerebro, sangre a mis piernas, sangre a cada célula mi cuerpo, preparándose para responder a cualquier situación que se presente.

Pero esta conciencia es extraña; mi vida diaria me permite la dichosa ignorancia de lo más vital.
Mientras miro como mi sangre pasa a través del tubito colgado cerca de mi silla, llenando la pequeña bolsa, estoy más que conciente. Pienso en todo el peso que carga el simbolismo de la sangre a través de las épocas. Violencia, muerte, amor. Y vida. ¿Cómo puede una sola cosa incorporar tales ideas contradictorias? ¿Cómo puede ser ambas cosas a la vez: la esencia de la vida y el epítome de la muerte? Pero por supuesto, si realmente proporciona una, debe también incorporar la otra.

Verter la sangre del otro es el acto de violencia más grande, dar sangre, el acto más grande de amor. Cuando la sangre fluye fuera del cuerpo, eso es muerte. Cuando permanece dentro y atraviesa el cuerpo, es vida.
Y luego hay momentos en la vida que trascienden estas definiciones, en las cuales la violencia y el amor parecen convivir juntos, donde la línea entre la vida y la muerte se vuelve borrosa. Un cirujano que maneja un cuchillo, infligiendo destrucción en tejido fino sano, violencia perpetrada con el más grande amor. Una mujer dando a luz, ensangrentada y con dolor, a una nueva vida. Un bebé de apenas ocho días de edad, perdiendo una gota de la sangre y ganando una identidad, convirtiéndose en mucho más que un niño. Me parece que en esos momentos trascendemos los parámetros de estos símbolos contradictorios; ellos nos permiten echar un vistazo al interior de lo que significa simplemente vivir, y realmente nunca morir.

Casi estoy lista. Mi bolsa se está llenando, hinchada del líquido rojo profundo que se remolina dentro. Cuando comencé, mi cuerpo tenía 4 litros de sangre para alimentarlo; ahora tiene tres y medio. Pero sé que incluso ahora, las células que conservo están trabajando febrilmente para completar lo que falta. Cuando me ponga de pie me sentiré mareada por un momento, y entonces la sangre irá rápidamente a mi cerebro y saldré del cuarto erguida y orgullosa. Y mañana, mi cuerpo estará renovado, nueva sangre fluyendo a través de mis venas, y me sentiré más sana que nunca, más viva que hace una hora.
Con las últimas gotas de mi sangre llenando el bolso, el asistente corta el flujo que me conecta a ella. Yo ofrezco una pequeña plegaria, pidiendo siempre estar sano para poder dar una bolsa de mi sangre a quien que la necesite.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario