Matrimonios y algo más

El matrimonio no es una recompensa, ni un premio, cuando las personas se casan no han llegado al final de la carrera, ¡sino que ésta recién empieza!…


En una de mis charlas sobre el matrimonio, un grupo de parejas recién casadas tuvo un debate sobre el siguiente tema: como observantes de las leyes judías creen que el matrimonio es predestinado, cuarenta días antes de la concepción, el alma es preparada para bajar al mundo y proclaman en el cielo, respecto de la belleza, inteligencia y talentos del chico, y se anuncia con quién se casará.

Los participantes preguntaron: si el matrimonio es determinado en el Cielo, y en la Kabalá, está escrito que son dos mitades del mismo alma reunidas bajo la jupá (palio nupcial). ¿Por qué hace falta tanto esfuerzo en crear y mantener la paz y la armonía, el amor y la fraternidad en el hogar?.¿Por qué tenemos que invertir tanta energía para lograr una relación fuerte y sana?.
Mi respuesta fue: El matrimonio no es una recompensa, ni es un premio, cuando las personas se casan no han llegado al final de la carrera, ¡sino que ésta recién empieza!. El matrimonio es una tarea, es un trabajo, un trabajo full time, es una labor de amor, pero al fin es una labor.
Podemos encontrar parejas, que se conocieron de chicos y la excitación, encanto y el amor dura toda la vida sin mucho esfuerzo. Pero en realidad representan el 2% de la población.

La mayoría de las personas debe trabajar para el éxito del matrimonio, uno de los grandes errores del matrimonio es creer que cultivar un matrimonio feliz, se divide en 50% – 50%. La verdad es que el matrimonio es 100% – 100%, las dos partes deben comprometer toda su energía para una relación firme y alegre, y tienen que entender que a pesar de la imagen que las parejas muestran al mundo, la mayoría están en el 98% que describimos.
La noticia bomba es: el desafío y el pensamiento innovador son necesarios para mantener el matrimonio, y eso es lo mas divertido.
Hace poco leí un articulo sobre una pareja que estaba casada, y sintió que su matrimonio estaba seco, vacío. No se llevaban bien y ambos clandestinamente comenzaron a buscar otras cosas. Finalmente, tanto el marido como su esposa hallaron lo que buscaban en Internet. Cada uno encontró un “amigo” en Internet, con quien compartía sus pasiones, sentido de humor y meta. Con la euforia provocada por la nueva relación, se entregaron de lleno, sin barreras ni inhibiciones.
Un día el marido -después de varias comunicaciones con su amiga de Internet- concreta una cita para conocerla personalmente y planificar su futuro. Buscaron un lugar tranquilo para el encuentro y fijaron señales para reconocerse. ¡Imagínense la sorpresa de él, mejor dicho de ambos, al comprobar que su nueva pareja era nada mas ni nada menos, su esposa!.
¡Qué historia fascinante! Cuántas veces vemos una señal clara que nos dice: toma tu energía y esfuerzo, utilízala y canalízala hacia tu esposa/o, con quien tienen las mismas metas, necesidades y compartían en el pasado el mismo brío.

Cada una de las partes de esta pareja estaba buscando y se sentía estaba atraída por las mismas cosas que le atrajeron cuando se conocieron por primera vez. Qué gran tristeza provoca el hecho que no hayan puesto la misma energía para componer su propia relación, y agregarle sabor, en lugar de buscar alternativas fuera del hogar.

Seguro que el matrimonio puede estar hecho en el Cielo, pero debemos cuidarlo y salvaguardarlo para asegurarnos que permanezca firme y alegre. Las mismas cualidades que nos atraían de nuestra pareja siguen estando ahí. Sólo tenemos que buscarlas, nutrirlas, mantenerlas vivas y efervescentes.

AVIVANDO LA CHISPA
Un estudio reciente corrobora un concepto antiguo del Talmud, que una relación de toda la vida puede ser concebida en un encuentro. Aunque los “matrimonios arreglados” eran una costumbre en tiempos del Talmud, el Talmud mismo dice que un hombre no puede casarse sin ver primero a su novia. Esto se estableció para asegurar que hubo algún nivel de atracción entre las dos partes. Siendo que el Talmud está tratando un matrimonio arreglado, seguramente estos encuentros eran presentaciones formales breves, ¿Cómo podría establecerse una relación en un lapso de tiempo tan breve?

Aunque estableciendo la posibilidad de una relación permanente en un corto período de tiempo puede parecer improbable, el trabajo de base de muchas relaciones exitosas se logró después que la pareja se encontró por breves instantes, frente a frente. Este sistema permite que las parejas potenciales se encuentren durante tres minutos, luego se desplazan alrededor de la mesa para encontrarse con otra persona.

De acuerdo con un estudio realizado por Robert Kurzban, profesor adjunto de Psicología en la Universidad de Pensilvania, la persona promedio puede estimar un compañero potencial dentro de esos tres primeros minutos. Aquellos quienes encontraron compañeros basaron su decisión en el entusiasmo que sintieron de atracción mutua. Todas las citas posteriores validan meramente la decisión inicial. El matrimonio nos obliga a mantener viva esa chispa inicial de la atracción.
El estudio del encuentro de tres minutos nos muestra que una reunión inicial breve puede ser un buen indicador del potencial en una relación. Sin embargo, existe algo más que debemos hacer para dar a nuestras relaciones una mejor oportunidad para que resulte exitosa – estar seguros que los dos compañeros tienen objetivos comunes.

El matrimonio es lo suficientemente difícil debido a las diferencias entre lo femenino y masculino. Debemos tener un sentido de propósito común. En general, el sentido de propósito facilita la carga. Mucho más cuando dos personas tienen el propósito común de construir un hogar y educar a los hijos. Los obstáculos, las dificultades y las complicaciones del matrimonio son mucho más manejables.

En nuestra sociedad, alguien que compra un auto investiga su historial de manera que pueda saber si le servirá. Quienes compran un caballo averiguan su raza. Sin embargo, muchos contraen matrimonio sin averiguar acerca de sus cónyuges- futuros padres de sus hijos. Una persona inteligente debería investigar su potencial pareja, averiguando acerca de los objetivos comunes.
Una vez que el hogar esté establecido, qué puede hacerse para mantener el entusiasmo de los tres primeros minutos vivo? Una cosa aparentemente pequeña que puede ayudar es recordar que el foco en una relación es el cónyuge.

ALGUNAS HISTORIAS REALES
PUEDEN ILUSTRAR ESTE PUNTO

*Un hombre fue a trabajar y encontró pequeñas notas de amor en diferentes lugares.
En el volante del auto había una nota a que decía: te quiero, en los bolsillos de sus pantalones una nota decía te quiero…
*Una esposa volvió a su hogar de su trabajo y encontró una rosa en la puerta de entrada,
la cena preparada, en la mesa una rosa, y una rosa en la habitación
*Un hombre se fue de viaje de negocios por una semana, y compró tarjetas, que dejó en pequeños lugares escondidos por toda la casa para su esposa…
Una mujer se fue de viaje por trabajo por una semana, y su esposo le dio una tarjeta para abrir cada día de su viaje…
*Una mujer que conozco, llama a la secretaría de su marido cada tanto y le pide que le concrete una cita para almorzar sin decirle de quien se trata, cuando él viene al lugar designado, su mujer lo está esperando…
Una planta que es alimentada y regada adecuadamente florecerá. Un matrimonio, tal como una planta, también necesita ser alimentado y recibir constante cuidado para crecer y desarrollarse apropiadamente.

Por Rabin S. Hecht
(Cortesía del Rabino Pinjas Baumgarten)

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario