La santidad del matrimonio

A diferencia del casamiento por la ley civil, en la que sólo se mencionan los compromisos entre ambos, ya sea en lo relativo al amor que se deben profesar, protección del uno hacia el otro y también así lo relacionado al derecho a los hijos y bienes en común, el casamiento religioso agrega un componente fundamental en la unión de la pareja y esto es la Santidad. Como el novio menciona en la ceremonia “Con este anillo, eres consagrada a mí conforme a la ley de Moshé e Israel”. Vemos que el término utilizado es `Santificación´. ¿Qué implica la santificación en la pareja?: “la unión no sólo corporal entre ambos sino también la unión entre las almas y de esta sociedad participa Hashem”.

Las leyes del matrimonio como así también las del divorcio se aprenden de la Torá, como está escrito (Devarím 24:1) “…. y le escribirá a ella un documento de divorcio, se lo entregará en la mano … y será (a partir de entonces permitida) para otro hombre” Una pareja que se encuentra separada por civil, aunque hayan pasado muchos años, no obstante delante de Hashem continúan unidos y sus almas están atadas, hasta que se realice el divorcio religioso que se llama “Guet”.

La ley del divorcio en la religión judía data de más de 3300 años atrás y es, de estar los dos de acuerdo, un trámite relativamente rápido. Por ello debemos fortalecer el amor y la paz en la pareja, ya que cada uno de sus integrantes entiende que de no cuidar a su pareja, esta unión se puede deshacer. Por esto, cada uno debe invertir todo de sí para la continuidad de esta unión valorizándola altamente.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario