Que todo el que tenga hambre, venga y coma

¿Cómo crear un menú de Shabat o Yom Tov (festividades) que alegrará a todos tus invitados todo el año?
Siguiendo al terror de no tener la comida suficiente para todos tus invitados de Shabat, está el inconveniente de servir a tus invitados comida que no puedan, o no quieran comer. Aunque conozcas las preferencias de comida de tu familia, en el momento de llenar tu mesa con invitados, se agregará una capa de incertidumbre que puede aliviarse con una planificación cuidadosa.

Invita a tus convidados con tu menú en mente:

*No invites vegetarianos si estás pensando en cocinar una comida hecha con carne en cada plato. Si estás comprometido a cierto tipo de cocina, entonces asegúrate invitar gente que lo puedan apreciar.

*Pregúntales qué obvian y qué prefieren:

Cuando tus invitados aceptan la invitación, pregúntales sobre restricciones dietéticas. Asegúrate de preguntarles sobre alimentos que no les gustan, así como alergias. No elimines comida así como así. Pregúntales sobre sus platos favoritos de Pesaj, y luego trata de incorporar esas comidas a tu menú.

*Asume que han dejado algo sin contarte:

Si eres el tipo de persona que trae a casa invitados de la sinagoga a último momento, debes esperar lo inesperado. Incluso si todos tus invitados te aseguraron que comen “de todo”, no seas caballero en planear tu menú. Algunos invitados son reacios en contarte sobre sus preferencias o cosas que no les gusta. Otros simplemente no piensan hasta qué punto no le gustan las aceitunas (o tzimes o guefilte fish), porque nunca lo hacen en casa. Esfuérzate para tener la variedad suficiente para satisfacer a todos.

*Balancea tu comida:

Piensa que tu comida precisa tres componentes esenciales: proteínas, carbohidratos y grasas. Asegúrate de incluir al menos un plato de cada uno de estos grupos en tu menú. No repitas los mismos ingredientes en muchos platos. Si no comes Guebrojt (matzá mojada), los carbohidratos pueden ser difíciles de ser variados, así que asegúrate de tener Matzá a mano si tus invitados se hartaron de las papas.

*Varía tus ingredientes:

Cocinar pollo con champignon y crepes de champignon puede emocionar a tus hijos, pero ¿qué hay si a un invitado no le gustan los champiñones? Limita los ingredientes conflictivos como ser el brócoli y espinaca a una comida por plato. Si estás invitando familias, considera las edades de tus invitados al planear el menú e incluye alguna comida “de niños”.

*No te olvides de las personas que están a dieta:

Shabat y Yom Tov puede hacer difícil atenerse a la dieta. Asegura que tu menú incluya opciones más sanas, como ser verduras ligeramente condimentadas y frutas como opción de postre. Éstos invitados te agradecerán calladamente.

*Asegura que tu menú funcione “menos uno”:

Si cada uno de tus invitados no comió un elemento de lo que has servido, ¿se irán a su casa con hambre? La respuesta es sí, debes diversificar tu menú.

*Evita la contaminación-cruzada:

Cuando preparas tu comida, se cuidadoso al usar ingredientes que producen alérgia como frutos secos y pescado. Lava todos tus utensilios y tablas de cortar y lava bien las mesadas si los has usado.

*Haz cosas fáciles de separar:

Si sabes que tus invitados son muy exigentes, sirve las salsas y condimentos por separado. Evita “esconder” ingredientes o cortar elementos de sabor muy fuerte demasiado fino. Aunque “expertos” en comida te digan que escondas la comida que a tus hijos no les gusta en sopas o purés, esto puede llegar a ser una sorpresa un poco antipática para tus invitados.

Las preparaciones de Pesaj pueden ser estresantes, pero planear satisfacer los paladares de todos puede eliminar algo del estrés. No precisas un séquito de doce personas para cocinar una comida de Yom Tov que pueda satisfacer, hasta a incluso, a la gente más exigente. Sólo diseña un menú que tenga algo para todos, y tus invitados seguro volverán a casa muy contentos.

Por Aliza Libman

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario