¿Cuántos hijos piensa tener?

Recientemente, tomé parte de una llamada en conferencia  que incluía a 29 personas. No se trataba de una llamada comercial. Las líneas de Ucrania, Francia, Alaska, Texas, Nueva York y Solon, Ohio, zumbaban a Israel para desearle un feliz 60 cumpleaños a mi madre.
Lo que hizo que esta llamada fuera tan especial era que simbolizaba las profundas bendiciones  de una familia numerosa. Quienes llamaban eran los hijos de mi madre y sus esposos: diecisiete hijos e hijas y doce hijos políticos.
Después de 25 minutos de felicitaciones, una de mis hermanas preguntó, “¿Cuál es el secreto de tu éxito? ¿Cómo lograste, además de sobrevivir a semejante enorme familia, también criar niños  estables, felices, educados y seguros de sí mismos?” Mi madre rió entre dientes y dijo:  “No es nada. Vivir cada día”, insistió, “dedicarse a cada hijo por vez, y hacer lo que es necesario…” Todos exigimos una explicación. ¿Cómo no se preocupó por las finanzas, el espacio de la vivienda, y el proporcionar las necesidades básicas como ropa y comida? A esta altura, mi padre intervino en la conversación. “Están olvidándose de algo muy importante” dijo, mientras compartía una sinopsis de su historia de vida.
Cuando él tenía doce años, huyó de Hitler en Rumania y terminó en la Rusia comunista. Allí sufrió la persecución constante por sus creencias religiosas, y al mismo tiempo se le negó la visa de salida y permiso para dejar el país.
A los diecinueve años, cuando intentaba cruzar la frontera a Polonia fue traicionado por su “guía” que lo entregó a la policía del soviet. Fue sentenciado a 25 años de trabajo forzado en un campamento de prisión Siberiana. Cuando Stalin, murió después de siete años, mi padre fue liberado junto con los prisioneros políticos. Nunca soñó que sobreviviría estos eventos, pero lo hizo. Tampoco soñó que encontraría a una mujer judía que compartiría su dedicación al judaísmo con el sacrificio necesario para criar a una familia  fiel a la Torá en la Rusia comunista. Pero encontró a mi madre. En 1967, milagrosamente, mi familia recibió el permiso para dejar la URSS. Nos instalamos en Israel.
“Después de todos estos milagros”, mi padre concluyó, “¿debía preocuparme por unos pedazos de pan? Si Di-s me dio la fuerza para resistir todas esas penurias, Él podía darme fuerza para proporcionar las necesidades de mi familia”. Todos quedamos callados, pensando en su filosofía.
El Judaísmo enseña que los hijos son la mayor bendición Divina conocida por la humanidad. Además, la tradición nos enseña que cada niño adicional trae un nuevo flujo de bendiciones a la familia. Cada niño adicional no disminuye de lo material, de la estabilidad financiera y espiritual de la casa: ¡Al contrario, la familia entera se beneficia con las bendiciones Divinas que cada niño trae!.
El Rebe de Lubavitch dijo que es innecesario “llevar los libros contables de Di-s” para deducir cuántos hijos Él es capaz de cuidar. “Quien alimenta y sostiene al mundo entero” el Rebe dijo, “puede cuidar de los niños, así como de los padres”.
Mi esposa y yo tenemos nuestros propios hijos, y puedo apreciar la dedicación asombrosa y auto-sacrificio de mis padres. Sé que implica un suministro interminable de risas, lágrimas y largas noches desveladas para criar a cada niño; pero también sé del najes, el orgullo, la alegría y felicidad que cada niño trae. Admiro  a aquellos que dedicaron sus mejores años de vida a levantar una generación de adultos laboriosos y dedicados. Cada uno de estos adultos futuros hará su propia contribución al pueblo judío, así como a toda la humanidad. Cada niño representa un potencial infinito. Cada niño tiene su propio regalo para dar al mundo, y aquellos que los traen están enriqueciendo a la humanidad.
Cuánto más en nuestros días, cuando nuestros hermanos fueron diezmados cruelmente en los hornos de Auschwitz.
Siempre cuento la historia de una mujer judía, que esperaba su quinto hijo y su vecino le dijo: “¿Otro más? ¿Cuántos niños planean tener?”
Ella sonrió e inmediatamente contestó: “¡Seis millones!”
Rabí Zushe Greenberg, de Jabad de Solon

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario