Vacaciones

Dado que ya nos encontramos cerca del verano y la gente comienza a programar las vacaciones…


Ví apropiado presentar algunas de las leyes concernientes a situaciones que se nos pueden presentar.

PLEGARIA DEL VIAJERO
Si viajamos hacia un lugar que se encuentra a más de 4km del fin de la zona urbanizada, debemos entonces recitar la plegaria del viajero “Tefilat Haderej” (Sidur Tehilat Hashem) cuando nos encontremos por lo menos a 35 mts. pasando los límites de la zona urbana. El motivo de esta plegaria se debe a que al pasar hacia un área deshabitada los peligros son mayores. Por eso pedimos a Hashem por nuestra seguridad y por el éxito para el propósito por el cual emprendimos el viaje.
Si olvidó recitar la plegaria, puede hacerlo siempre y cuando todavía queden 4 Km. de distancia hacia el lugar al que nos dirigimos.
Si el plan es regresar el mismo día entonces debemos agregar “y regresarnos en paz”.
Una vez que mencionamos la plegaria, ésta nos cubre para todos los viajes que proyectamos para ese mismo día, mientras que si agregamos un nuevo viaje ese mismo día, deberemos recitar por él nuevamente la bendición.
Es preferible recitar la plegaria de pie. Pero no es necesario por ejemplo detener el auto en la banquina, ya que nos estaríamos poniendo en peligro, sino que debemos esperar por un lugar más apropiado. Cabe mencionar que estudios publicados recientemente en Israel demostraron que aquellos conductores que detuvieron sus autos en la banquina entre otros motivos para rezar la plegaria de la tarde o simplemente para hacer las necesidades, originaron una mayor taza de accidentes automovilísticos.
De ser posible es mejor recitar la plegaria a continuación de alguna otra anterior que hayamos recitado. Por ejemplo si comemos algo y recitamos la bendición posterior a la comida, a continuación seguimos con la tefilat haderej. De encontrarse justamente de viaje en el momento en que debemos recitar las bendiciones matutinas, entonces agregaremos después de la bendición de “Hamaavir sheina …. tovim lehamó Israel” y antes del “Ihi ratzon” (Sidur Tehilat Hashem XX).

VACACIONES II
Continuando con el tema de las vacaciones, en este número trataremos los resguardos necesarios para tener un viaje exitoso.

SEGURIDAD PARA EL VIAJE
Es conveniente que antes de salir de viaje pongamos algunas monedas en “Tzedaka” caridad, como está escrito (Salmos 85:14) “Caridad en frente de él ira y pondrá (orientará) sus pasos”, también es conveniente que pida de la gente (rabinos o sabios de la Torá) importantes su bendición para tener un viaje seguro y exitoso (Kitzur Sh. A. 68:6).
Los sabios aconsejan que iniciemos el viaje durante el día y que hagamos las paradas antes que se ponga el sol. Esta enseñanza la asociaron al versículo: “Y vio Hashem que la luz era buena” por eso cuando tenemos luz natural es mejor para viajar. Hoy vemos en las estadísticas que los peligros en la ruta son mayores para los que viajan de noche.
Con respecto de algunos accidentes que se habían producido entre algunos de los miembros de nuestra comunidad, el Rebe instó a que tengamos una alcancía y los siguientes libros: Jumash, Tehilim, Tania y Sidur (los encontramos hoy tos juntos en un libro llamado Jitas) en el auto o con nosotros durante el viaje. En ciertas ocasiones, el Rebe también aconsejó a ciertas personas incluir una mezuzá.
Ni hace falta aclarar que debemos llevar con nosotros (los varones mayores) el Talit y los Tefilín y tener previsto todo lo necesario para mantener el mismo nivel de kashrut que en nuestras casas. También es conveniente ahora que estamos saliendo de vacaciones y disponemos de más tiempo ya que nos encontramos sin los compromisos laborales, para extender nuestra plegaria y agregar en nuestro estudio de Torá.
Cabe aclarar que las leyes y concejos mencionados valen para cualquier viaje que emprendamos.

VACACIONES III
Debemos pronunciar una Plegaria al inicio de un viaje, saliendo de la zona urbana. En ésta oportunidad analizaremos en que momento debemos hacerlo cuando el viaje es en avión.
Existe divergencia entre las autoridades Rabínicas actuales, respecto a los viajes en avión, en donde se plantean si de acuerdo a los parámetros de la Torá estos son o no considerados viaje, y por lo tanto si debemos o no pronunciar la Plegaria del Viajero. Al respecto, el Rebe aconsejó al recitado de la Plegaria del Viajero cuando nos encontramos yendo al Aeropuerto, siempre y cuando éste se encuentre fuera de la zona urbana. Pero en casos como en Buenos Aires o N. Y. En los que sus aeropuertos se encuentran dentro de la zona urbana, deberemos recitarlo cuando el avión ya haya despegado y se encuentre fuera de la zona urbana.
Es importante aclarar que a los efectos de la plegaria matutina y el colocado de los Tefilin, que aun de ver la luz del día entrando por las ventanillas del avión, esto no representa de ningún modos una señal de que ya sea de día, sino que debemos verificar que haya luz en la tierra, ya que al volar a tanta altura la luz del sol se ve con anterioridad desde el avión.
Cabe mencionar (aunque la gente ya lo sabe), en la mayoría de las rutas aéreas existe un servicio de comida kasher, que debemos reservar con anterioridad.

VACACIONES IV
VIAJES EN EREV SHABAT

En muchas ocasiones nos vemos tentados a salir de viaje víspera de Shabat para de este modo ganar el fin de semana. Por este motivo me pareció importante mencionar la opinión de los sabios al respecto.
Dado que tenemos obligación de disfrutar de las comidas de Shabat y también prepararnos con todos los demás necesidades previas para Shabat, nuestros sabios nos indicaron que todas aquellas personas que deseen llegar del viaje antes de Shabat deben tener en cuenta llegar a destino antes del mediodía, así de este modo tener el suficiente tiempo para acomodarnos y poder preparar las comidas de Shabat y todas nuestras necesidades.
No obstante de llegar a un lugar en donde haya gente que nos estará esperando con los preparativos de Shabat resueltos, nos será entonces posible llegar más tarde. Pero siempre con el suficiente tiempo para poder estar listos para Shabat.
Por ello es fundamental que a la hora de salir, calculemos realistamente todos los posibles imponderables (embotellamientos, retrasos en las salidas, eventuales demoras en las combinaciones entre aviones, etc.)
Si planificamos tomar un crucero, cuyos marineros son judíos o la mayoría de los pasajeros lo son, entonces tendremos prohibido permanecer en alta mar en el mismo. Vale decir que deberemos estar en un puerto en Shabat. Por el contrario, está permitido viajar en Shabat con la condición que haya embarcado hasta el martes. Cabe aclarar que por motivos del cumplimiento de una Mitzvá está permitido embarcar incluso en la víspera de Shabat.

VACACIONES V
HAGOMEL

Está escrito en el Salmo 107 “Alaben a Hashem por que es bueno…” de aquí los sabios del Talmud aprenden, que por cuatro situaciones el hombre debe agradecer al Todopoderoso por su salvación: a) quien cruza al mar y llega a tierra firme; b) quien cruza el desierto cuando, llega a la primera ciudad habitada; c) quien estuvo preso acusado de un delito cuya pena es la muerte y salió en libertad y d) quien estuvo enfermo, cuya vida estuvo en peligro, o estuvo muy enfermo por el lapso de no menos tres días, cuando se reestablece. Todos estos deberán agradecer a Hashem por su salvación y por ello subirán al palco donde se encuentra la Torá en los días de lectura para recitar la bendición de Hagomel: “Bendito eres Tú, A-do-nai nuestro Di-s, Rey del universo, que retribuye beneficencia al culpable, pues me ha retribuido con bondad”, y todos los presentes contestan: “Amén. Que Aquél que te ha retribuido con beneficencia siempre te retribuya con toda beneficencia”. Lo apropiado es no demorar el recitado de esta Bendición más de tres días.
En la actualidad se incluyen otros casos que implican salvación que no están incluidas en estas cuatro mencionadas, como ser quien fue asaltado, quien se salvó de un grave accidente de tránsito, quien fue atacado por un animal salvaje y similares.
Hoy en día cuando nuestro vuelo cruza algún mar o desierto, al llegar a destino debemos recitar la bendición de Hagomel.
La costumbre en algunas de las comunidades sefaradim es de recitar Hagomel por cada viaje en el que fue necesario recitar la plegaria del viajero.
Entonces, a la hora de llegar a nuestro destino de vacaciones o regresar de las mismas debemos tener presentes (si aplica el caso) recitar la bendición de Hagomel.

VACACIONES VI
Todos sabemos que en nuestras casas debe haber Mezuzot puestas en las puertas de nuestras casas, pero ¿cómo es la ley cuando salimos de vacaciones?

MEZUZA
La ley establece que cuando adquirimos una vivienda, debemos fijar las mezuzot inmediatamente cuando entramos a vivir o guardamos nuestras pertenencias en ella. La misma ley se aplica si alquilamos una casa en la Tierra Santa de Israel. Pero si alquilamos fuera de Israel, los primeros treinta días estamos exceptuados de fijar mezuzot. El Rebe indica que es mejor fijar las mezuzot inmediatamente sin recitar la bendición correspondiente para cuidar nuestra seguridad y bienestar. Y para no perder la oportunidad de recitar la bendición, indica el Rebe que luego de cumplirse los treinta días establecidos, quitamos una de las mezuzot (por ejemplo la de la puerta principal) y la reemplazamos por otra mejor o la enviamos a revisar a un sofer y cuando la colocamos nuevamente recitamos la bendición.
La misma ley se aplica cuando pensamos salir de vacaciones por un lapso mayor de treinta días. Incluso hay quienes recomiendan a aquellos que salen por menos de treinta días a colocar las mezuzot sin recitar la bendición, para aumentar la seguridad y bienestar. Cuando nos alojamos en un hotel, la mayoría de las personas no fijan mezuzot, solo Sabios de renombre llevaron consigo mezuzot.

VACACIONES VII
La Torá nos advierte claramente acerca de la toma de medidas de seguridad para evitar todo tipo de accidentes. ¿Cómo se aplican estas leyes cuando salimos de vacaciones?

SEGURIDAD EN EL HOGAR
Está escrito en la Torá (Devarim 22:8): “Cuando construyas una casa nueva, una baranda harás en tu terraza y no pondrás así sangre en tu casa para que no caiga el caído”. De este versículo aprenden los sabios que no solo de terrazas o balcones la Torá se está refiriendo, sino también a todo situación de peligro en donde se deben aplicar todas las medidas de seguridad como por ejemplo un pozo debe estar tapado o cercado.
¿Cómo se aplican estas medidas en nuestras vacaciones?
No debemos tomar una casa que tenga algunos de los riesgos mencionados sin protegerlos antes de nuestra llegada. Algunas de estas medidas podrían ser por ejemplo prestar especial atención de que el caso de una pileta de natación este adecuadamente cercada o tapada, barandas firmes y suficientemente altas (la ley establece que debe ser mayor de un metro de altura y tener la fuerza de retener a una persona de contextura grande.
Cuando viajamos con niños las medidas de seguridad deben reforzarse ya que hay mayores riesgos que debemos prevenir. Nunca debemos entrarnos a bañar en el mar, rió o incluso en una pileta sin la supervisión de alguien más. Por supuesto que en ríos caudalosos debemos ser extremadamente cautelosos (la ley prohíbe entrar más de la rodilla).
Las leyes de seguridad por supuesto ya deben comenzar del momento mismo en que emprendemos el viaje, por ello es fundamental que si viajamos en auto no excedamos los límites de velocidad permitidos, llevar puestos los cinturones de seguridad y evitar que los niños viajen adelante, etc.

VACACIONES VIII
Cuando salimos de vacaciones, alquilamos una habitación en un hotel, quinta o cabaña en los que estaremos durante las mismas. Dado que Hashem nos dio la oportunidad de disfrutar de vacaciones y salir a otro lugar, tenemos que estar agradecidos y no debemos caer en la prueba de decaer en el cumplimiento de las mitzvot. Por este motivo no solo debemos contentarnos con adquirir alimentos kasher, sino que debemos procurar tener una cocina kasher.

KASHRUT
A continuación voy a presentar un modo sencillo de kasherizar la cocina.
a) Con respecto a la heladera, solo bastará con una limpieza profunda.
b) Con respecto a las mesadas y piletas, debemos verificar que no hallan sido usadas por 24 horas y luego vertimos agua hirviendo y pasamos una plancha caliente (desconectada) para que el agua derramada hierva sobre la superficie a kasherizar.
c) Con respecto a la cocina, cubrimos las hornallas con la chapa de shabat y las dejamos prendidas al máximo por el lapso de ½ hora.
d) Con respecto al horno, recomiendo que dada la complicidad mejor no utilizarlo. Pero de ser necesario, lo dejaremos encendido por dos horas al máximo y aun así todos los productos que ingresan al horno deben ser cubiertos (con la tapa o papel aluminio), y no podrán ser destapados mientras se encuentra en el mismo.
e) De haber parrilla, debemos colocar una capa de carbón abajo y otra arriba y encenderlo hasta que se consuma.
f) Con respecto a las vajillas, por supuesto que mejor es traer las de nuestra casa. De no ser posible, es difícil hacer kasher los del lugar, por lo que sugiero comprar nuevos, si hay mikve cercana, llevarlos si corresponde. De no haber, entonces se los regalamos a un no judío y se los pediremos nuevamente prestados (dado que las vajillas que pertenecen a un no judío no requieren de la inmersión en la mikve). Esta solución está muy discutida en la ley por lo que recomiendo su implementación solo en lugares donde no quede otra alternativa.

VACACIONES IX
Si nuestro plan es pasar Shabat en una casa quinta o una cabaña, debemos tener presentes las leyes de eruv, para poder transportar objetos entre la casa y el jardín.

ERUV
Un lugar cercado y delimitado para nuestro uso exclusivo que conste de vivienda y jardín, podrá ser utilizado para trasladar objetos de uno al otro libremente en Shabat.
¿Que condiciones deberá cumplir esta cerca?
Deberá contar como mínimo con un metro de altura, no deberá tener huecos mayores de 22cm x 22cm, tampoco aberturas en las esquinas solo en las laterales que no superen los 4.7m. Estas cercas podrán ser de cualquier material que sea firme y que no se desplacen con el viento, incluyendo las telas ya que el viento las mueve.
Si dos viviendas comparten las mismas cercas, y están compartidas por dos familias judías, deberán además hacer lo que se llama eruv jatzerot (como se explica en el Sidur Tehilat Hashem Pág. 249). En el caso de compartir con familias judías y no, consultar con un Rabino competente para que le indique el modo de hacer el Eruv.
Con respecto a quienes pasarán Shabat en hoteles, podrán cargar en todo el edificio del hotel siempre y cuando el dueño del mismo no sea judío y se trate de hoteles de cierto nivel (el motivo es muy complejo y este espacio no es lo suficientemente para desarrollarlo).

Por Miriam Kapeluschnik


1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario