La moda dicta…y también la halajá

Este era el escenario para un desfile de modas diferente…

…Moda. Un tema tan interesante y del que tanto se habla. Cierta vez se escuchó un comentario por la BBC de Londres, un director de una afamada cadena de tiendas de moda dijo lo siguiente: “ La moda es solamente forma y sexualidad, y nuestra tarea es provocar la sexualidad”
Lo entrevistaba una periodista, una mujer que ni siquiera estuvo de acuerdo.
¿Es eso lo que somos, maniquíes sobre los que los dueños de la moda exhiben sus diseños? ¿O somos seres humanos sensatos, inteligentes, pensantes, autoanalíticos, que tratamos de extraer lo mejor de nosotros mismos y del mundo que nos rodea? Si somos esto último, ¿qué es entonces la moda para la mujer judía?
Seguramente habran escuchado la expresión “esclavos de la moda”
¡Esclavos! ¿Qué es un esclavo? Lo sabemos por la Torá ya que nuestros ancestros fueron esclavos en Egipto. Nuestros sabios nos cuentan que allí eran denigrados, llevados a lo más bajo que pudiera existir, pero tambien nos dicen que fueron redimidos porque siempre mantuvieron tres costumbres sagradas: Conocían su propio idioma, llamaban a sus hijos por sus nombres hebreos y conservaban su manera de vestirse. A pesar de su esclavitud, conservaban ciertas normas, tenían dignidad.
Libertad ¿Qué es la libertad? Nosotros somos libres; vivimos Di-s gracias, en una sociedad que no somos perseguidos abiertamente. Nuestros hijos pueden caminar por la calle usando kipá y tzitzit, podemos enviarlos a escuelas judías…
¿Qué hacemos con nuestra libertad? La usamos como vía de asimilación, que a su vez nos auto destruye. Imitando a los paises que nos rodean, perdemos la dignidad que nuestros ancestros mantuvieron en Egipto, aun cuando eran esclavos…
¿Qué son los judíos? Un reino de sacerdotes y una Nación Santa.
Y las mujeres…Reinas y princesas de esa nación.
¿Qué se espera de una reina? Que sea inteligente y que obre con justicia, compasión y amor. Que se la vea perfecta a toda hora y en todo momento. Que sea elegante y este bien arreglada, y que se sienta serena tanto por fuera como por dentro.
Nuestro reino es nuestra esfera de influencia, y esa esfera es el hogar y la comunidad.
La Reina vive en una fortaleza, antiguamente los castillos estaban rodeados por un foso de agua para proteger a sus habitantes, nosotros también rodeamos nuestro hogar de agua , el agua de la Torá, un manantial interminable del que podemos beber por siempre.
Protegemos nuestro hogar con una mezuzá, que, cual centinela nos cuida al entrar y al salir y aún cuando estamos lejos.
Iluminamos nuestro hogar espiritualmente, con la llama oscilante de las hermosas velas de Shabat, que se elevan procurando alcanzar su fuente, así como se eleva nuestra alma para estar siempre ligado a Di-s y a la Torá.
Si estamos protegidas en el hogar, rodeadas de preceptos, con paz y armonía, entonces, ¿qué daño puede causarnos la moda?
“Livshí bigdei tifarteij”, “vístete con ropas hermosas”La Torá dice que debemos vestirnos bien. Siempre que sea de una manera acorde al ser judío; a la hija del Altísimo. Entonces nuestra vestimenta debe ser modesta y de acuerdo a los preceptos de la Torá. “Hatznéa léjet im Hashem Elokeja”- “camina con modestia junto a Di-s”. Camina con altura, con orgullo, no orgullosamente. Que nuestras almas se iluminen. Que nuestra apariencia irradie toda nuestra serenidad interna. Para que aquellos que nos miren exlamen: “allí va una hija de Sará, Rivká, Rajel y Lea – una Reina entre las mujeres”.
Que nuestras raíces sean fuertes, para que nuestros hijos crezcan amparados a la sombras de nuestras ramas. Para que nuestras hijas nos observen y en los años venideros nos imiten. Démosle un ejemplo de lo que es digno elegir. Caminemos con altura, pero nunca olvidemos que… para encontrar la verdad, debemos siempre inclinarnos con humildad”

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario