Un stock de luz

Me doy cuenta que el encendido de las velas tiene un papel fundamental dentro del judaismo. Encendemos velas todos los viernes para Shabat y en cada festividad. De hecho el tema principal de la fiesta de Januca son las luminarias. ¿Cuál es la conexión existente entre las velas y la espiritualidad?

Hay algo especial que poseen las velas que las convierte en algo más espiritual que material. Cuando la materia física se reparte, se hace más pequeña, en cambio cuando difunde espiritualidad, esta se agranda. Cuando utilizamos algo físico y material, inevitablemente esto disminuye. Cuanto más dinero gastas, menos tienes; cuanto más petróleo usas, más vacío está el tanque, cuanta más comida consumes, más tendrás que reponer. Pero la espiritualidad siempre aumenta. Si utilizo mi sabiduría para enseñar, los alumnos aprenden, y yo aumento mi conocimiento. Si comparto mi amor con otro, me convierto en un ser más amado. Cuando haces un regalo espiritual, el recipiente siempre gana, nunca pierde. Esta es la propiedad espiritual que comparten las velas. Cuando usas una vela para encender otra, la primera no pierde su luz por este hecho. Su luz no se apacigua por compartirla, por el contrario, las dos velas juntas realzan sus brillo y aumentan la luz. A veces nos preocupa el hecho de vaciarnos a nosotros mismos por compartir lo nuestro. Pero en materias espirituales, esto no es cierto. Cuanta más bondad difundimos, más bondad obtenemos. Haciendo un nuevo amigo, también nos volvemos mejores amigos de los que ya teníamos. Engendrando un hijo abrimos un nuevo canal de amor dentro de nuestro corazón, del cual se benefician el resto de los hermanos también. Enseñando a mayor cantidad de alumnos también obtienes más sabiduría.
Continúa encendiendo tus velas. Hay un stock infinito de luz dentro de tu alma. Nunca te quedarás sin bondad y espiritualidad.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario