Dormir

Todos los días, billones de hora-hombre se duermen y pasan bajo nuestra cama. Si hay 6,000,000,000 seres humanos en el mundo, y cada uno duerme un promedio de 7.2 horas por noche, bien…haga usted la cuenta. En concreto, dormir y el tiempo que invertimos en ello es, probablemente, el recurso humano más derrochado…

¿Por qué gastamos entre 25% a 30% de nuestras vidas haciendo nada? ¿Por qué dormimos?

Quizás ésta parezca una pregunta vana. ¿Por qué dormir? Porque nuestro cuerpo lo exige de nosotros. Porque es así como estamos construidos fisiológica mente–necesitamos horas de descanso cada día para poder funcionar. Pero para el judío, no hay ninguna pregunta vana. Si Di-s nos creó de una cierta manera, hay una razón. Si nuestras horas activas siempre deben estar precedidas por lo que el Talmud llama la “pequeña muerte del sueño”, hay una lección aquí, una verdad que es fundamental a la naturaleza humana.

El Rebe de Lubavitch explica: Si nosotros no durmiéramos, no habría ningún mañana. La vida sería un único y eterno hoy. Cada pensamiento y acción serían una consecuencia de todos nuestros pensamientos y hechos anteriores. No habría ningún nuevo inicio en nuestras vidas, ya que el mismo concepto de un nuevo inicio sería ajeno a nosotros.

El sueño significa que tenemos la capacidad de no sólo mejorarnos, sino también transcendernos. Abrir un nuevo capítulo en nuestra vida que no es predecible ni está sujeto a lo que hicimos ahora hasta. Librarnos de los conocimiento del ayer y construirnos de nuevo, recrearnos.

El Rabino Israel Baal Shem Tov enseñó que Di-s crea el mundo nuevamente cada mili-segundo. Si somos Sus “sus socios en la creación” (como el Talmud dice que somos), debemos poder hacer eso también–por lo menos una vez al día.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario