¿Por qué es importante tener un cuerpo sano?

Miremos a un bebé que empieza a jugar con los dedos de sus manos y píes. Lo domina un sentimiento de maravilla y descubrimiento. Cuando somos adultos, ese sentimiento ha quedado muy atrás en el tiempo; Después de muchos años de vivir en nuestro cuerpo, tendemos a darlo por sentado. Uno puede suponer que puede tratar a su cuerpo como quiere; algunos de nosotros decidimos cuidar nuestros cuerpos, y otros no.

La verdad es que nuestro cuerpo no es nuestro para tra­tarlo según nuestro deseo. Nuestro cuerpo pertenece a Dí-s, quien nos lo dio para que lo cuidáramos, como un vehículo portador del alma a lo largo de la vida. Así como no haríamos daño a otra persona, así como no dañaríamos a nada que Di-s ha creado, no debemos hacer daño a nuestro propio cuerpo. Es nuestro deber comer bien, descansar, mantenernos en for­ma, y tratar a nuestro cuerpo con respeto en todos los senti­dos. La buena forma física no es arbitraria ni opcional; es par­te de nuestra responsabilidad para con Di-s. Por otra parte, adorar al cuerpo es inaceptable. El cuerpo es un vehículo para el alma. Éste es su valor; no es un fin en sí mismo.

Hoy hay mucha gente consciente de su salud; en realidad, ha surgido toda una industria alrededor del ejercicio y la nu­trición. Comprendemos que estar sanos nos hace sentir mejor, nos hace más productivos y, en última instancia, puede pro­longar nuestras vidas. Comprendemos que cuando estamos sanos, podemos concentrarnos en nuestra familia y trabajo, y en las otras cosas que son importantes para nosotros. Pero, más importante, un cuerpo sano nos permite concentrarnos en nuestra alma, permitiéndonos consumar la misión divi­na que tenemos en este mundo, y vivir una vida plena de sentido.

Extraído de “Hacia una Vida Plena de Sentido”

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario