Circuncidado de nacimiento (Nolad Mahul)

Según el Talmud y demás escritos existieron algunos personajes que nacieron totalmente circuncidados o sin prepucio y ellos fueron: Adam- el primer hombre-, Shet -hijo de Adam-, Noah -Noé-, Shem -hijo de Noah y padre de la raza semíta-, Iaakob, Ioséf, Moisés, Samuél el profeta, el Rey David, el Profeta Jeremías, el Rey Zerubabel, Iob (Job). Aunque los nombrados fueron figuras trascendentes para nuestra historia, el hecho de nacer sin prepucio no implica necesariamente una señal especial.

Se denomina circuncidado, exclusivamente al niño que carece totalmente de prepucio, presentando todo el glande descubierto, aún con el miembro retraído.

Toda piel que cubriera el glande aunque fuera parcialmente se considera prepucio y debe quitarse. En el caso que realmente no tiene prepucio hay que quitarle una pequeña gota de sangre -Hatafát Dam Berit- para cumplir con la Mitzvá.

En nuestros días prácticamente no se encuentran casos de niños circuncidados completamente.

Hatafát Dam Berit (extracción de sangre II)

Además de la Hatafá -extracción- necesaria en el momento del Berit Milá existen otros casos de Hatafá especiales.

El segundo de los casos que requiere Dam Berit es cuando el niño nace circuncidado, totalmente sin prepucio; la misma consiste en tomar una gota mínima de sangre de la piel que se encuentra inmediatamente detrás del glande “Atará” mediante una pequeña raspadura indolora que no requiere bendiciones; lo cual si coincidiera con el 8° día en Shabat, no esta permitido realizarla. Este Dam Berit se considera el Berit Milá de dicho niño.

En el caso que el niño nació con alguna malformación en el pene como una hipospadia, o algún problema físico, se debe consultar con el Mohel los pasos a seguir para confirmar la posible realización del Berit o su eventual aplazamiento temporario o definitivo.

Otros de los casos que exigen Dam Berit son: cuando el niño es circuncidado por un gentil o un judío no observante de la Torá y los Mitzvot. También cuando le fue efectuado el Berit antes de cumplir los 8 días, o de noche; o cuando se realiza con instrumental inadecuado o no autorizado por un rabinato competente; en estos últimos casos, aunque la circuncisión haya sido correctamente realizada es imprescindible tomar el Dam Berit por manos de un judío observante, para que se considere que el niño cumplió con la Mitzvá de Berit Milá.

Otro caso muy particular, es cuando un gentil que se convierte al Judaísmo ya tiene la circuncisión realizada por alguna de las personas no adecuadas, es necesario extraerle Dam Berit..

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario