Ceremonia del Berit Milá

Realmente la ceremonia difiere de acuerdo a las costumbres que fueron tomando los Judíos en la región geográfica donde habitaban. Pero básicamente podemos citar las dos corrientes más importantes de los Sefaradím y Askenazím.

Vale aclarar que éstas no son imprescindibles en la realización de Berit.

Entre las comunidades Sefaradím más observantes, la noche anterior al Berit, se reúnen en la casa del bebé 10 hombres y pronuncian unos párrafos de Zóhar como una Shemirá- protección para el bebé, pues es una Mitzvá tan importante que requiere tal cuidado para evitar algún eventual impedimento en su realización. Se acostumbra a servir entre los presentes algunas masas y bebidas, y también se entonan cánticos alusívos.

Entre los Azkenazím se invita un grupo de niños a la casa del bebé, donde luego de recitar todos juntos el Shemá Israel se les convidan algunas golosinas.

Ya en el día del Berit se acostumbra -no imprescindiblemente- que haya 10 personas, una Madrina, un Padrino, un Sandak, Talit para cada participante masculino activo, una copa de vino Casher o cerveza, y perfume; en algunas comunidades encienden velas, y entonan canciones alusivas; se preparan 2 sillas, una para el Sandak y otra para Eliahu Hanabí.

Todo lo nombrado, es de acuerdo a la variedad de costumbres, no habiendo requerimiento mínimo, ni en la cantidad de presentes, ni en el resto de las participaciones.

El hecho de que se realice ante 10 personas, responde a que tal número es considerado una congregación o comunidad y es válido como testimonio importante de la realización del Berit. La madrina y el padrino, en hebreo Shusbinín, son el cortejo del bebé, a quien acompañan a cumplir con la Mitzvá. En idish se denominan Kváterin y Kváter , que es en femenino y masculino respectivamente.

El Sandak, es el hombre que sostiene al bebé en el momento del Berit. Esta terminología compuesta, significa que es el principal testigo y defensor del bebé en el cumplimiento de la Mitzvá del Berit Milá.

Tanto el Sandak como el Mohel ejercen una influencia espiritual muy especial sobre el niño en el momento del Berit, por lo cual luego de los compromisos cercanos o familiares, se acostumbra a honrar a quien más digno sea para cumplir esta importante función.

La madrina traerá al niño al recinto donde se realizará el Berit y se lo entregará al padrino; éste al padre del bebé, quien recitará la bendición a D”s para ingresar a su hijo al pacto de Abraham Avínu .-.Lehajniso Bibritó Shel Abraham Avínu- para luego cederlo al Sandak.

Por otra parte el Sandak se considera como el Cohen Gadól -Gran Sacerdote- que acercaba el incienso en el Gran Templo de Jerusalem en el sagrado día de Iom Kipur, sobre quién recaen grandes bendiciones.

Se preparan 2 sillas; en una se sienta el Sandak y en la otra Eliahu Hanabí -el profeta Elías. Este personaje a quien le damos lugar en el Berit pero no es visible, es el ángel del Berit, quien vivió en los tiempos de la salida de Egipto bajo el nombre de Pinjás, Hijo de Elazar, nieto de Aharón -hermano de Moisés-; y se caracterizó en su larga vida, hasta los tiempos del rey Hajháb y la reina Izébel, por ser un gran Profeta de D”s; pero más que eso por el dolor y sufrimiento que sentía cuando los Judíos se alejaban de la Torá y sus mandamientos, lo que lo llevaba a acusar a sus hermanos ante D”s, como varias veces lo expresó: “D”s, Los hijos de Israel abandonaron Tu pacto”; por eso D”s le prometió y le sentenció en defensa de los Judíos, que no se realizará ningún Berit hasta que Eliahu, el profeta, este presente. Además para que Eliahu Hanabí no tenga reparos por si los asistentes no son observantes de la Torá, D”s perdona los pecados de todos los presentes como en Iom Kipur, antes de la llegada del profeta Eliahu, requiriendo solamente un gesto mínimo de superación o acercamiento a la Torá o buenas cualidades por parte de los invitados.

En el momento del Berit que está Eliahu Hanabí, es una circunstancia muy especial para elevar plegarias o pedidos privados o generales, por ser uno de los momentos de máxima voluntad y elevación espiritual de todo el Judaísmo.

Una vez que se sitúa al niño en manos del Sandak, el Mohel recita la correspondiente bendición -…Al HaMilá…- y luego circuncída al pequeño.

Ya concluido el Berit, el Mohel o alguno de los invitados ilustres recita la bendición del vino o cerveza, luego de la cual se pronuncia por 1° vez el nombre del niño en hebreo, se pide a D”s que preserve a este niño junto a sus padres para una larga vida llena de alegría y felicidad, se recuerdan los orígenes del pacto y su continuidad eterna, se pide que D”s bendiga al niño y lo engrandezca y que así como se introdujo en este Pacto, también lo haga en el estudio de la Torá, en sus preceptos, su Bar Mitzvá, en la Jupá y en las buenas acciones. Luego se realiza una bendición para la recuperación física del niño circuncidado y su madre y los participantes beben de la copa de vino.

Sea la voluntad del Eterno que por el mérito de la Mitzvá de Berit Milá, reúna a todo su
pueblo con la llegada del Mashiaj. AMEN.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario