90. No Faenar Sacrificios Fuera del Santuario (“Shejitat Kodashim Bajutz”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no faenar nada de las Santidades afuera (del Santuario). Esto es lo que se denomina ‘faenar afuera’.

Cuando al comienzo (del Tratado Mishnaico) de Keritot enumeraron todos los que son pasibles de Caret, al que ‘faena’ y al que ‘eleva’ los enumeraron como dos.

Y esto, que el que faena afuera (del Santuario) es pasible de Caret aunque no eleve, sino apenas desde que faenó, es expresión de la Torá, y es lo que El, exaltado sea, dijo: (Todo hombre…) que faene buey, cordero o cabra, fuera del campamento, y a la puerta de la Tienda de Reunión no lo trajera para ofrendarlo como sacrificio a Di-s, sangre le será considerado a este hombre, sangre ha derramado, cercenado será (de su pueblo).

Su advertencia —es decir, la advertencia de no faenar Santidad afuera (del Santuario) — no es explícita, pero se aprende por (medio de un) principio: “El versículo no impuso castigo a menos de que hubiera advertido (previamente)”, conforme los Fundamentos que estableciéramos en el prólogo introductorio a estos preceptos.

Y ésta es la expresión de la Guemará (—Talmud, Tratado de) Zevajím: “El que ‘faena’ y el que ‘eleva’ afuera — es pasible de pena por el faenado y por el elevado. (Pregunta el Talmud:) Está bien en cuanto a ‘elevar’; (en el versículo) fue escrito castigo y fue escrita advertencia. Castigo — y a la puerta de la Tienda de Reunión no lo trajera… cercenado será. Advertencia — Cuídate, no sea que eleves tus holocaustos —conforme dijera Ray Abín, pues dijo Ray Abín en nombre de Ray Laia: ‘Todo lugar en el que fuera dicho ‘cuídate’, ‘no sea que’ o ‘no’, no es sino un Precepto Negativo’—. Pero en el (caso de) faenado (afuera del Santuario), está bien en cuanto al castigo, (pues) está escrito: y a la puerta de la Tienda de Reunión no lo trajera (…) cercenado será; mas advertencia, ¿de dónde la obtenemos?” Tras abundante debate, se decidió la cuestión con esta expresión. Dijeron: “allí elevarás y allí harás — se equipara el elevado con el hacer; tal como en el elevado castigó y advirtió, también en el hacer castigó y advirtió”

Al decir allí elevarás y allí harás, apuntan a lo que El, exaltado sea, dijo:allí elevarás tus holocaustos — y ésta es la ofrenda, es decir, el incinerado sobre el fuego; y dijo El: y allí harás todo lo que Yo te ordeno— esto incluye la ofrenda y el faenado, pues El también ordenó el faenado.

Sabe que el que faena (ofrenda) afuera (del Santuario) sin querer — también él es pasible de (traer) un jatát.

Y de lo que tú debes saber — que quien faena Santidades en esta época fuera de lugar del Atrio (del Santuario) merece (la pena de) Caret. Explícitamente dijeron: “Quien eleva afuera en esta época, Rabí lojanán dice: es pasible de pena”. Y así es (la decisión de) la ley, pues, (pese a que hoy no hay Santuario, los sacrificios) son aptos para ser ofrendados, pues la norma correcta con que contamos estipula que “se ofrenda (en el Atrio del Santuario) a pesar de que no hay Santuario”.

También las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Décimo Tercero (del Tratado Talmúdico) de Zevajím.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario