87. Santidad del Animal Sustituto (“Kedushat Temura”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó que (también) la Temurá sea sagrada.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y será él —y su sustituto— sagrado.

En su explicación dijeron al comienzo del Tratado (Talmúdico) de Temurá que lo que El, exaltado sea, dijo: No ha de trocarlo es un Precepto Negativo adosado a un Precepto Positivo. Dijeron: “¡Pero si ‘trocar’ es un Precepto Negativo adosado a uno Positivo!” y allí se dijo una razón más para (explicar por) qué el que troca recibe (la pena de) Malkut, a pesar de que éste es un Precepto Negativo adosado a un Precepto Positivo: “No ha de venir un Precepto Positivo y arrancar dos Preceptos Negativos”. Es decir: el Precepto Negativo del ’sustituto’ fue repetido dos veces —no lo trocará y no lo sustituirá—y sobrevino un único Precepto Positivo —y será él —y su sustituto— sagrado—. Ha quedado explicado, pues, lo que quisimos.

Las leyes de este precepto —es decir, cómo ha de cumplirse y cómo no, cuál es su ley y de qué modo se ofrenda— han sido explicadas ya en el Tratado (Talmúdico) de Temurá.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario