81. No Apagar el Fuego del Altar (“Kivui Esh Tamid”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no apagar el fuego del Altar.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Fuego perpetuo arderá sobre el Altar, no será apagado.

En el Sifrá: “no será apagado — enseña que todo el que apaga transgrede un Precepto Negativo”.

Quien transgrede este Precepto Negativo y apaga siquiera una de las brasas del Altar — recibe (la pena de) Malkut.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Décimo (del Tratado Talmúdico) de Zevajím.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario