7. No Entregar Nuestros Hijos al ‘Molej’ (“Haavara Lamolej”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no entregar parte de nuestros hijos al culto que era famoso- en la época de la Entrega de la Torá, cuyo nombre era Mólej.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: y de tu simiente no entregarás para hacer pasar para el ‘Mólej’.

El culto de esta idolatría consistía en que —como se explicó en el Capítulo Séptimo (del Tratado Talmúdico-) de Sanhedrín— se encendía un fuego, se lo abanicaba, (el padre) tomaba a alguno de sus hijos y lo entregaba en manos del que actuaba al servicio de aquel ídolo, y lo hacía pasar por encima de aquel fuego, de lado a lado.

El Precepto Negativo de esta acción ya ha sido repetido (en la Torá), y dijo El: No se encuentre en ti quien hace pasar a su hijo ya su hija por el fuego.

Quien transgrede este Precepto Negativo premeditadamente — es pasible de (la pena de) Sekilá, o Caret—sino fue lapidado—; y (si transgredió) sin querer — es pasible de (traer) un Jatat fijo.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Séptimo (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario