61. Que los Sacrificios sean Fisicamente Perfectos (“Tamim”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó que todo sacrificio que ofrendemos sea íntegro en su especie, indemne de los defectos sobre los que el versículo y la tradición dicen que son defectos.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Integro será, para ser aceptado.

En expresión del Sifrá: “Integro será, para ser aceptado — es un Precepto Positivo”

Ya han traído prueba de que los vinos a ser vertidos en el Altar, sus aceites y sus sémolas, deben ser de lo más extremadamente bueno y perfecto de todo deterioro, de lo que El, exaltado sea, dijo: Íntegros serán, y sus libaciones, para ustedes.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Octavo (del Tratado Talmúdico) de Menajot.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario