347. Prohibición de Adulterio (“Eshet Ish”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no tener aproximación carnal con la mujer de otro hombre.

Es lo que El dijo: Y a la mujer de tu prójimo no darás tu simiente.

En el castigo de quien transgrede este Precepto Negativo hay una variante: si esta mujer de otro hombre era una naará meorasá — ella es pasible de lapidación, tal cual explicó el versículo si era hija de un kohén (sacerdote), ella es castigada con Sreifá, y él —es decir, el que la poseyó— es (castigado) con (la pena de muerte de) Jének. Si era hija de un Israel (—no de un kohén), y ya fue poseída, ambos son pasibles de (la pena de) Jének.

Todo esto, si se confirmó el testimonio (en su contra, en el Tribunal). Mas si no se confirmó, es (castigado) con Caret.

¿En qué caso se dijo esto? Cuando fue adrede. Si fue ignorando que cometía una transgresión — ofrenda un (sacrificio) Jatat.

El Precepto Negativo de esta transgresión ya ha sido repetido (en la Torá), y es lo que El dijo en los Diez Mandamientos: No cometerás adulterio, Precepto Negativo éste que se refiere a la aproximación carnal con la mujer de otro hombre.

Dice el Mejilta: “¿Para qué fue dicho No cometerás adulterio? Pues por cuanto que El dice: Morirán el adúltero y la adúltera — hemos oído castigo, mas no advertencia. Para enseñárnosla fue dicho No cometerás adulterio“.

Y en el Sifrá: “…que cometiera adulterio con la mujer de otro hombre, que cometiera adulterio con la mujer de su prójimo… — hemos oído castigo mas no advertencia; para enseñárnosla fue dicho No cometerás adulterio (‘lo tináj‘) — tanto el hombre como la mujer”. Pero no convirtieron a (el versículo) Y a la mujer de tu prójimo no darás tu simiente en advertencia, pues es un Precepto Negativo que no incluye al adúltero y a la adúltera, sino sólo advertencia para el adúltero.

Asimismo, para el resto de las mujeres prohibidas no es posible que (los Sabios) no aprendan advertencia también para la mujer. Dijeron: “No os acerquéis para descubrir desnudez — hay aquí, pues, (un plural, ‘os acerquéis’, que implica) dos: para advertir al hombre por la mujer, y a la mujer por el hombre”.

En la Guemará (—Talmud, Tratado de) Sanhedrín dijeron: “Todos estaban incluidos en ‘adúltero’; (mas) el versículo excluyó a la hija de un kohén para (aplicarle la pena de) Sreifá, y a la naará meorasá para (aplicarle la pena de) lapidación”.

Ya se nos ha anticipado la explicación de esto en la Introducción a esta obra.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario