34. No Practicar la Brujería (“Keshafim”)

Es la advertencia con la cual se nos previnieron todas las acciones de brujería.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: no se ha de hallar en ti… quien practique hechizos.

Quien transgrede este Precepto Negativo es pasible de (la pena de muerte con) Sekilá — si fue adrede, y un Jatat fijo — si fue sin querer. Dijo El, exaltado sea: Bruja no has de dejar vivir.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en Capítulo Séptimo (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario