318. No Maldecir a los Padres (“Kilelat Horim”)

Es la advertencia con la cual se previno a cualquiera de nosotros de no maldecir a sus padres.

El castigo es enunciado expresamente en la Torá, y es lo que El dijo: Y quien maldice a su padre y a su madre, morir morirá. Y éste es de los que se incluyen entre los lapidados. Incluso si maldijo (sólo) a uno de ellos con (la pronunciación de) el Nombre (de Di-s) premeditadamente, luego de la muerte de ellos — es lapidado.

Empero, la advertencia no fue explicada textualmente en el versículo —ya que no dijo El “No maldigas a tu padre”— sino que ya se anticipó que ha sobrevenido advertencia de no maldecir a persona alguna (del pueblo) de Israel — y ello incluye al padre y demás.

En el Mejilta dijeron: “Quien maldice a su padre y a su madre, morir morirá — hemos oído castigo. ¿Advertencia, de dónde (sabemos)? Para enseñárnosla fue dicho: Elokím no maldigas — si es juez tu padre, está incluido, pues, en Elokím; y si es un Nasí — está incluido, pues, en nasí; y si es un ignorante — (está incluido, pues, en) No maldigas a un sordo. De los tres (casos) deduces tú, pues, una Regla Básica…” hasta “el aspecto en común que hay en ellos es que son En tu pueblo y estás advertido respecto de su maldición; del mismo modo ‘tu padre’ que es (parte de) en tu pueblo

— estás advertido respecto de su maldición”.

En el Sifrá (dijeron): “Pues todo hombre que maldiga a su padre ya su madre… — castigo hemos oído, advertencia no oímos. Para enseñárnosla fue dicho: Elokím no maldigas“, igual a la expresión del Mejilta.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Séptimo (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario