305. No Guardar Rencor (“Lo Titor”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no guardar rencor, aun si no hemos de vengarnos. Esto es: que conservemos en nuestro corazón la falta cometida contra nosotros por el infractor, y se la hagamos recordar.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: (no te vengues) ni guardes rencor.

En expresión del Sifrá: “¿Hasta dónde (llega) la fuerza del rencor? Le dijo (él al otro): ‘préstame tu hoz’, y no se la prestó. Al día siguiente le dijo (el otro a él): ‘préstame tu hacha’. Le dijo (él): ‘Tómala; no soy como tú que no me prestaste tu hoz’ — para eso fue dicho No guardes rencor

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario