299. No Engañar a otro con una Opinión (“Lifnei Iver”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no hacer trastabillar uno al otro con la opinión. Es: si (alguien) ha de preguntarte consejo en cuestión de la que él no es experto, ha sobrevenido advertencia, pues, de no hacerlo equivocar ni engañarlo, sino que debes instruirlo del modo que consideras el correcto.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y delante de un ciego no pondrás obstáculo.

Dice el Sifrí: “Delante de un ‘ciego’ en un (determinado) tema, si estaba requiriendo de ti consejo, no le brindes (adrede) uno que no le es apropiado”.

Dijeron (los Sabios) que este Precepto Negativo incluye también a quien presta asistencia (a otro) en algo que es transgresión o la provoca, pues él se acerca a aquel hombre cuya vista encegueció la pasión, constituyéndose en no-vidente (al respecto), y él le ayuda en su desorientación. O que le proporcione causas que lo lleven a su transgresión — y de este modo dijeron acerca de quien presta o toma prestado con interés, que ambos transgreden en virtud de delante de un ciego no pondrás obstáculo pues cada uno de ellos ayudó a su compañero y le convalidó la concreción de la transgresión.

Respecto de muchas cosas de esta clase dicen (los Sabios): “Transgrede en virtud de delante de un ciego no pondrás obstáculo“. Y el sentido literal del versículo es lo que hemos mencionado al comienzo.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario