291. Prohibición de que el Testigo Emita Opinión (“Heiot Ed Vedaian”)

Es la advertencia con la cual se previno al testigo de no hablar en el juicio de aquel sobre el que atestigua, incluso si es sabio o entiende — éste, pues, no ha de ser testigo, juez e instructor, sino que atestiguará acerca de lo que vio y callará, y los jueces obrarán de acuerdo a su testimonio según les parezca. Se le advirtió de no hablar nada adicional al testimonio

Esto es sólo en juicios capitales, y es lo que El, exaltado sea, dijo: Un solo testigo no atestiguará contra un hombre, para morir. Repitió El la advertencia a este respecto y dijo: Un solo testigo no atestiguará contra un hombre, para morir. Es decir: no será muerto por instrucción del testigo.

En la Guemará (—Talmud, Tratado de) Sanhedrín dijeron: “Y un solo testigo no atestiguará contra un hombre — tanto para exonerar como para culpar”. Y explicaron que la causa de ello es: ‘pues parece que tuviera intereses propios en su testimonio’.

Sólo en (casos de) juicios capitales es que tiene prohibido abogar, tanto inocencia como culpabilidad.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario