260. No Permitir al Gentil el Maltrato de un Siervo Hebreo (“Hanajat Avodat Perej Beeved Ivri Shenimkar Legoi”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no dejar que un no-judío que mora en nuestra tierra esclavice con quebranto a un siervo hebreo que se vendió a sí mismo para él.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No lo dominará con quebranto ante tus ojos. No hemos de decir: “Por cuanto que este esclavo pecó contra sí mismo y se vendió a un no-judío, abandonémoslo para que reciba el fruto de sus acciones”. Sino, que hemos de vigilar al no-judío a estos efectos y le impediremos esclavizarlo con tareas que quebrantan.

Dice el Sifrá: “No lo dominará con quebranto ante tus ojos — no te ha sido ordenado, salvo ante tus ojos”, es decir: no estás obligado a vigilarlo en su casa (para ver) si lo esclaviza con faenas de quebranto o no, sino que en toda ocasión en que veamos que lo hace, se lo advertiremos.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario