24. Lavado de los Sacerdotes antes de su Ingreso al Santuario (“Kidush Iadaim Veraglaim”)

Es el precepto con el cual se ordenó (solamente) a los Sacerdotes lavar sus manos y pies en toda oportunidad en que precisen ingresar al Atrio (del Templo) o se aproximen para el servicio. Este es el precepto de ’santificación de manos y pies’

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y de él lavarán Aharón y sus hijos sus manos y sus pies cuando vengan al ‘Ohel Moed’.

Por la transgresión a este Precepto Positivo (el Sacerdote) es pasible de (la pena de) muerte a manos del Cielo. Es decir: el sacerdote que rindió servicio en el Santuario, si no lavó (sus) manos y pies, es pasible de (pena de) muerte a manos del Cielo. Y es lo que El, exaltado sea, dijo: Lavarán con agua y no morirán.

Las leyes de este precepto, íntegramente, han sido explicadas ya en el Capítulo Segundo (del Tratado Talmúdico) de Zebajím.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario