239. No Tomar Prenda de Garantía del Deudor por Propia Mano (“Lemashken Baal Jov Bizroa”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no prendar al deudor con nuestras propias manos, sino sólo por orden del juez y mediante su emisario, y no que nosotros entremos a la casa del deudor contra su voluntad y hagamos prenda.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No vendrás a su casa para tomar de él prenda.

Dice la Mishná: “Quien presta (dinero) a su compañero, que no lo prende (al vencer el plazo) salvo en el Tribunal; que no ingrese a su vivienda para tomar la prenda de él, pues fue dicho: Afuera has de pararte“.

Este Precepto Negativo está adosado a uno Positivo, y es lo que El, exaltado sea, dijo: Devolver, has de devolverle la prenda. Y así se explicó en la Guemará (—Talmud, Tratado de) Makot.

Sabe, que si no la devolvió y no dio cumplimiento al Precepto Positivo intrínseco — es pasible de (la pena de) Malkut y (además) debe pagar el valor de la prenda, como fue explicado al final (del Tratado Talmúdico) de Babá Metziá.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario