211. Temer a los Padres (“Irat Horim”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó temer a los padres, y que los consideremos del rango de aquel de quien se teme que castigue —como el Rey— y que nos conduzcamos con ellos como hemos de conducirnos con aquel a quien tememos y recelamos de que nos haga algo indeseable.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Todo hombre, a su madre y a su padre temerán.

En la expresión del Sifrá: “¿Qué es temor? Que no se siente en su lugar, que no hable en lugar suyo, y que no contradiga sus palabras”.

También las leyes de este precepto han sido explicadas ya en (el Tratado Talmúdico de) Kidushín.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario