20. Construcción de un Santuario (“Binian Mikdash”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó hacer una Casa para el servicio, en la cual ha de ser la ofrenda (de los sacrificios) y el encendido perpetuo del fuego, a ella habrá que dirigirse, y en ella será el festejo y la reunión en cada año, como ha de ser explicado.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y harán para Mí un Santuario.

Dice el Sifrí: “A Israel se le ordenaron tres preceptos con su ingreso a la Tierra (de Israel): nombrar para sí un rey, construir para sí la Casa Elegida (—el Templo), y destruir la simiente de Amalek”. Te ha sido explicado, pues, que la construcción de la Casa Elegida es un Precepto individual.

Ya hemos explicado que esta generalidad incluye detalles, y que el Candelabro, la Mesa, el Altar y demás, todos son de las partes del Santuario y todo (junto) se denomina “Santuario”, incluso si para cada parte se ha especificado ordenanza por separado.

Empero, lo que El dijo respecto del Altar: Altar de tierra harás para Mí—versículo éste que podría considerarse como Precepto individual en adición al Precepto del Santuario— encierra el concepto que he de describirte:

El versículo, elementalmente, habla en un momento en que está permitida la Bamá— (esto es,) que en ese entonces nos estaba permitido hacer un Altar de tierra en cualquier lugar y ofrendar sobre él—. Y ya han dicho (los Sabios) —sea la paz sobre ellos— que el concepto de la expresión es que El ordenó construir un Altar unido a la tierra y que no sea transportable, como lo era en el desierto. Es lo que ellos dijeron en el Mejilta de Rabí Ishmael, como explicación de este versículo: “Cuando ingreses a la Tierra (de Israel), haz para Mí un Altar unido a la tierra”. Puesto que así es, se trata de una ordenanza vigente (también) para (todas) las generaciones (sucesivas) y es, pues, de las partes del Santuario. Quiero decir: que construya, exclusivamente, un Altar unido a la tierra.

En el Mejilta, como explicación de lo que El, exaltado sea dijo: Y si has de hacer para Mí un Altar de piedras…, dijeron: “Rabí Ishmael dice: cada y si de la Torá es optativo, fuera de tres; uno de ellos — y si un Altar de piedras harás para Mí. Dijeron: Y si un Altar de piedras — es obligación. ¿Dices tú ‘obligación’, o no es más que optativo? Para enseñarnos (que es obligación) fue dicho: (Con) piedras enteras construirás el Altar del Señor, tu Di-s”.

Las leyes de este precepto, es decir: la construcción del Santuario, su descripción y su distribución, y la construcción del Altar y sus requisitos — han sido explicadas ya, en general, en el Tratado que se compuso a tal fin, el Tratado de Midot. Asimismo se explicó la descripción del Candelabro, la Mesa y el Altar de Oro, y su lugar de colocación en el Templo, en la Guemará (—Talmud, Tratados de) Menajot y Iomá.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario