19.No Salvar —el Instigado— al Instigador (“Hatzalat Mesit”)

Es la advertencia con la cual se previno al instigado de no salvar al, instigador, si ha de verlo en una situación de perdición y destrucción.

Es lo que El dijo: (y) no apiades tus ojos por él.

Sobrevino la explicación: “Puesto que fue dicho: no permanezcas(impasible) sobre la sangre de tu prójimo podría (yo pensar) que no permaneces (impasible) sobre la sangre de éste. Para enseñarnos (que no es así) fue dicho: y no apiades tus ojos”.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario