172. Acatar las Ordenanzas de todo Profeta (“Lishmoa Bekol Nabi”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó prestar atención a todo Profeta de los Profetas —sea sobre ellos la paz—, y cumplir todo lo que ordene, incluso si ordenara en contra de un precepto o varios de estos preceptos, siempre y cuando ello sea sólo momentáneamente, pero no que perpetúe agregado (al precepto) o deducción —como hemos explicado en la Introducción a nuestra obra, el “Comentario ala Mishná—.

El versículo en el cual fuera expresada esta ordenanza es lo que El, exaltado sea, dijo: A él oiréis. En expresión del Sifrí: “A él oiréis — incluso si te dijera que transgredas una de todas las ordenanzas expresadas en la Torá, momentáneamente, óyelo”.

Quien transgrede este precepto es pasible de (pena de) muerte por Mano Celestial, y esto es lo que El, exaltado sea, dijo: Y la persona que no habrá de oír Mis palabras que él hablará en Nombre Mío, Yo exigiré de ella.

Ya fue explicado en (el Tratado Talmúdico de) Sanhedrín: “Hay tres (personas) cuya muerte es a Manos del Cielo: 1) quien transgrede las palabras del Profeta, 2) el Profeta que transgredió sus propias palabras, y 3) quien retiene su Profecía (y no la da a conocer)”. Y todas (éstas fueron aprendidas) de lo que fuera dicho: Que no habrá de oír Mis palabras.

Dijeron: “Léelo (al versículo): que no habrá de oír (lo ishmá), no oirá a sí mismo (lo ishamá), no hará oír a otros (lo iashmía)”

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya al final (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario