143. Entregar al Kohen Ciertas Partes de todo Animal Puro que se Faena (“Matnat Zeroa Lejaiaim Vekeva”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó entregar al kohén la pata (derecha) delantera, las mejillas (de la mandíbula inferior) y el cuajar de todo animal puro que faenamos.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y ésta será la ley de los Sacerdotes, por parte del pueblo —de los que faenen—: si es un toro o una oveja…

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Décimo Capítulo (del Tratado Talmúdico) de Julín.

Los Levitas no están obligados con este precepto.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario