119. Los Frutos del Cuarto Año (“Neta Revii”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó que el neta revií sea todo sagrado.

Es lo que El dijo: Será, todo su fruto, santidad de alabanza a Di-s.

Su ley: que ascienda a Jerusalén y allí lo coman sus dueños —como el maaser shení— y a los Sacerdotes no les corresponde nada de él.

Dice el Sifrí: “Las ofrendas sagradas de cada hombre, de él serán — el versículo arrastró todas las santidades y se las entregó al kohén, dejando de ellas sólo Todá, Shlamím, Pesaj, el diezmo de los animales, maaser shení, y neta revií— las que son para sus dueños”.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya, íntegramente, en el último Capítulo del Tratado de Maaser Shení.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario