109. Purificación Mediante Inmersión en la ‘Mikve’ (“Tebila”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó sumergirnos en las aguas de la Mikvé y entonces hemos de ser purificados de cada uno de los tipos de impureza con los que nos hemos impurificado.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y lavará en el agua toda su carne. Y vino a nosotros por Tradición: “(Se refiere a) aguas que cubren toda su carne, y es la medida de Mikvé“, a menos de que sean aguas surgentes, las que carecen de medida —como ha de explicarse en las leyes de este precepto—.

De sus condiciones: que las aguas con las que ha de purificarse solamente el zav, han de ser surgentes, tal cual dijo a su respecto el versículo: en aguas vivas.

Cuando decimos que la inmersión (en la mikvé) es un Precepto Positivo, no pretendemos decir que todo impuro está obligado inexorablemente a sumergirse (en la mikve) —tal como todo el que se envuelve en el Talit debe hacer Tzitzit, o todo el que posee una casa debe hacer un maaké— sino que con ello aludo a la ley de inmersión, que se nos ha ordenado que todo aquel que desea purificarse de su impureza — ello no será posible salvo mediante inmersión en el agua, y entonces ha de purificarse.

En la expresión del Sifrá: “Y lavará en el agua — podría (yo pensar) que es Decreto del Rey (—Di-s, sin causa conocida); para enseñarme (que no es así) fue dicho: y luego vendrá al Campamento — (o sea, que se lo exige) a causa de la impureza”. Insinúa, pues, a la regla ésta que te he explicado: que ésta es ley sólo para quien desea purificarse, que así debe hacer — y esta ley es el precepto, pero no de que lo hagamos pasible de inmersión sin excepción, sino que el que desee permanecer en su impureza y no ha de ingresar al Campamento de la Presencia Divina (durante) cierto tiempo — puede hacerlo.

Ya explicó el Libro de la Verdad (—la Torá) que todo el que se impurificó y se sumergió (en la mikvé) es puro, sólo que su purificación no es total hasta que se ponga su sol (—el sol de ese día en que se sumergió en la mikvé).

Y así también sobrevino en la explicación recibida, que debe sumergirse con su cuerpo descubierto y toda su capa exterior debe tocar el agua. Dijeron: “Toda su carne — que no haya cosa que se interponga entre él y el agua”

Te ha sido explicado, pues, que este precepto —el precepto de inmersión (en la mikvé) — incluye las leyes de la mikvé, las leyes de cosas que son interposición (entre el agua y su cuerpo), y las leyes del Tebul Iom“.

Este precepto está explicado en el Tratado de Mikvaot y en el Tratado de Tebul Iom.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario