Mitzvot 613



"Cada uno de los 613 preceptos cumple la función de inculcar conductas apropiadas, o erradicar algunas concepciones erroneas; establecer legislación justa, o eliminar la maldad; imbuir al hombre de virtudes ejemplares, o apartarlo de tendencias negativas" (MAIMONIDES, en "Moré Nevujím" 3:31)


¿Quien grabó las segundas tablas de la ley?

PREGUNTA:
Luego de que Di-s perdonó al pueblo de Israel por el pecado del Becerro de Oro, leemos en el primer versículo de Éxodo 34: “Y el Señor le dijo a Moisés: “Labra para ti dos tablas de piedra…y escribiré sobre las tablas las palabras que están en las primeras tablas, las cuales rompiste”.
Luego, leemos en el versículo 28 que: “El estuvo allí con el Señor por cuarenta días y cuarenta noches…y El escribió sobre las tablas las palabras del Pacto, los Diez Mandamientos”.
¿Cómo podemos reconciliar estos dos versículos? ¿Quién las escribió, Di-s o Moisés?

RESPUESTA:
Muy buena pregunta.
Los comentaristas del versículo 28 explican que el verso debe dividirse en dos partes. En la primera mitad del verso “el”, hace referencia a Moisés. Sin embargo, la segunda mitad, cuando leemos sobre la escritura, “El” (con “E” en mayúscula) hace referencia a Di-s.
Sin embargo, la pregunta sigue estando. ¿Por qué el versículo está escrito de tal manera que parece que Moisés escribió las Tablas, cuando de hecho fue Di-s?
Rabí Simja de Dvinsk (1843-1926) tiene una manera hermosa de reconciliar estos versículos.

La escritura de las Primeras Tablas fueron grabadas de lado a lado. De esta forma, las palabras, escritas en Hebreo, eran claramente legibles de cualquier lado. Por lo tanto, los centros de las letras hebreas “Mem” (“?”) y “Samaj” (“?”), que son cerradas de todos lados, estaban milagrosamente suspendidas en el aire.

Rabí Simja explica que el grabado de las Segundas Tablas fueron hechas por Moisés. Y después de haber terminado de hacer todo lo que humanamente podía hacer, Di-s completó el trabajo, y milagrosamente transformó el grabado en la escritura especial que había aparecido en las primeras Tablas.

Si Israel nunca hubiera pecado y las Primeras Tablas nunca se hubieran roto, todos nuestros estudios hubieran sido más fáciles. Sin embargo, nuestro estudio de Torá hoy en día, que implica el trabajo duro, y continuo repaso, se plasma en las Segundas Tablas.

Cuando uno trabaja en el estudio de Torá, uno tiene que investir todo su ser tratando de escribir las palabras de Torá uno mismo, transformándose en una persona espiritualmente sensible, y ser capaz de recibir los secretos de la Torá. Luego, Di-s nos ayuda y guía para que podamos entender correctamente la Torá, y la cubre de distracciones y confusión. Esto está simbolizado en el hecho de que Moisés primero escribió las Tablas con la mayor de su habilidad, y luego Di-s agregó el elemento milagroso.

Por: Menajem Posner