Los tefilin del Rebe

En 1980, Rusia seguía bajo el tiránico dominio soviético. A pesar de la persecución, comenzó un despertar religioso entre los judíos de la Unión Soviética. Un enviado del Rebe Lubavitch llegó allí. Se sorprendió por la extrema devoción de la generación más joven, que a pesar de las persecuciones, se abrazaba al judaísmo. Al final de su visita, le dijo a Rabi Itzjak Kogan, uno de los activistas clandestinos de Jabad, que informaría al Rebe y le pediría que lo bendiga especialmente.

Sin embargo, el rabino pidió que el Rebe bendiga a Iosef Mendelevich, un prisionero que llevaba diez años en la cárcel. Iosef fue arrestado en el aeropuerto de Leningrado junto con sus amigos por intentar secuestrar un avión soviético y huir a Israel. “Ha estado en huelga de hambre durante 55 días, exigiendo que le devuelvan el Jumash (Biblia) y Sidur (libro de oraciones) que le confiscaron”, dijo Itzjak Kogan – “su condición física es muy mala. Por favor, que ore por su liberación inmediata”. La Tefilá del Rebe fue contestada, y en pocos meses Iosef fue llevado a Israel. En una escala en Viena trajeron al preso redimido a la embajada de Israel en Austria.

-¿Cuál es tu primera petición? -le preguntó el embajador.
Necesito un par de Tefilín para colocar antes del atardecer.
El Embajador miró a los funcionarios de su embajada. ¿Quién de ellos tendría Tefilín?
El rabino Israel Singer, entonces director del Congreso Judío Mundial dijo: “Muy interesante. Después de oír hablar de la liberación de Mendelevich, debía volar para darle la bienvenida. Antes de eso, me puse en contacto con el Rebe de Lubavitch y le pregunté, ¿qué debo llevarle a Iosef?”
-Llévale un par de Tefilín -dijo el Rebe-.
“Y aquí están los Tefilín que te he traído por orden del Rebe.” Por lo tanto, por primera vez en su vida, Iosef puso Tefilín.
Después de su llegada a Israel, los Tefilín desaparecieron. Iosef tenía el corazón roto.
Decenas de años más tarde, Avraham Mendelevich, uno de los hijos de Iosef, estudiante de la Ieshivá, fue llamado para servir en las FDI. El día en que debía ser liberado, comenzó la Operación Margen Protector y fue enviado a combatir en Gaza. En la víspera de las Tres Semanas de luto por la destrucción del Templo Sagrado, encontraron los Tefilín que el Rebe había ordenado dar a Mendelevich. Iosef supo que los Tefilín cumplirían la misión de cuidar a su hijo. Su madre pidió a Avraham que observara las normas de seguridad y su padre le pidió que leyera Salmos todos los días. Avraham participó de feroces batallas. Los terroristas usaban misiles antitanque, francotiradores y disparaban desde los túneles. Dos semanas después, hubo un poderoso destello de luz en el tanque, seguido por el sonido de una enorme explosión. El tanque se llenó de humo.

Avraham relató que estaba ensordecido por la explosión. Un minuto después oyó al comandante gritar: “¿Están todos vivos?” Todos estaban vivos. Recibieron la orden de devolver el fuego y anotaron un golpe directo. “Hubo un alto el fuego, y nos retiramos a una posición segura para descansar. El comandante nos dio permiso para salir del tanque. Había prometido a mi padre que leería Salmos todos los días y aún no lo había hecho. No salí, mis compañeros también permanecieron dentro del tanque. Estábamos ocultos en un olivar, pero nos vieron, nos dispararon con un misil anti-tanque que golpeó la parte trasera. Cuando la tripulación salió del tanque, examinó dónde estarían de pie si hubieran salido a descansar. Todo el equipo hubiera muerto.

En la comida de acción de gracias que tuvo lugar cuando regresó a casa en Jerusalém, Avraham contó el milagro que había ocurrido gracias a los Salmos del Rey David. Entonces su padre, Iosef Mendelevich, se puso de pie y contó acerca de los Tefilín que el Rebe le había enviado 33 años antes, y cómo habían protegido a Avraham.

de L’Chaim.weekly

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario