Tefilat HaDerej (plegaria del viajero)

El motivo de esta plegaria se debe a que al pasar hacia un área deshabitada los peligros son mayores. Por eso pedimos a Hashem por nuestra seguridad y por el éxito para el propósito por el cual emprendimos el viaje.

Si olvidó recitar la plegaria, puede hacerlo siempre y cuando todavía queden 4 Km. de distancia hacia el lugar al que nos dirigimos.
Si el plan es regresar el mismo día entonces debemos agregar “y regresarnos en paz”.
Una vez que mencionamos la plegaria, ésta nos cubre para todos los viajes que proyectamos para ese mismo día, mientras que si agregamos un nuevo viaje ese mismo día, deberemos recitar por él nuevamente la bendición.

Es preferible recitar la bendición estando parados. Pero no es necesario por ejemplo detener el auto en la banquina ya que nos estaríamos poniendo en peligro, sino que debemos esperar por un más lugar apropiado. Cabe mencionar que estudios publicados recientemente en Israel demostraron que los autos estacionados en la banquina por motivo de rezar la plegaria de la tarde o simplemente para hacer las necesidades, originaron una mayor taza de accidentes automovilísticos.

De ser posible es mejor recitar la plegaria a continuación de alguna otra anterior que hayamos recitado. Por ejemplo si comemos algo y recitamos la bendición posterior a la comida, a continuación seguimos con la tefilat haderej. De encontrarse justamente de viaje en el momento en que debemos recitar las bendiciones matutinas, entonces agregaremos después de la bendición de “Hamaavir sheina …. tovim lehamó Israel” y antes del “Ihi ratzon”.

Esta plegaria debe recitarse, de pie si ello es posible, fuera de la ciudad, el primer día de viaje. En los siguientes días del viaje hasta regresar nuevamente al hogar, la plegaria debe recitarse todas las mañanas, se encuentre uno por el camino o en un hotel. Deberá ser concluida del siguiente modo: Bendito eres Tú, que escucha la plegaria, sin mencionar el nombre de Di-s.

Castellano:
Sea Tu voluntad, Adonai nuestro Dios y Dios de nuestros padre, conducimos en paz y dirigir nuestros pasos en paz; guiamos en paz, sostenemos en paz, y hacemos llegar a nuestro destino con vida, alegría y paz. (Aquél que se propone represar inmediatamente dice: y regresarnos en paz.> Sálvanos de las manos de todo adversario y enemigo que acecha, de los bandidos y bestias salvajes por el camino, y de todas las calamidades que puedan devenir y afligir al mundo; y envía bendición en todas nuestras acciones. Concédeme gracia, bondad y misericordia en Tus ojos y en los ojos de todos quienes nos contemplan, y otórganos abundante benevolencia. Escucha la voz de nuestra plegaria, pues Tú escuchas la plegaria de todos. Bendito eres Tú Adonai, que escucha la plegaria.

Fonetica:
iehi ratzon milfaneija ADO-NAI eloheinu velohei avoteinu,
shetolijenu leshalom vetatzidenu leshalom vetadrijenu leshalom, vetisemjeni leshalom,
vetagienu limjoz jeftzenu lejaiim lesimja uleshalom, vtajzireni leshalom vetatzilenu mikaf kol oiev veorev velistim vejaiot raot baderej,
umikol minei furaniot hamitrageshot uvaot laolam vetishlaj beraja vehatzlaja bejol maase iadeinu,
vetitenenu lejen ulejesed ulerajamim beeineija uveeinei jol roeinu,
vetigemleinu jasadim tovim vetishma kol tajanuneinu,
ki el shomea tefila vetajanun ata: baruj ata ADO-NAI, shomea tefila.

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario