El que le salvó la vida

Esta historia es un relato de primera mano de un sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial.
Estaba en un barranco, del lado del terraplén del ferrocarril, en la oscuridad de la noche. Todos mis huesos me dolían. Acababa de escapar del tren que transportaba a cientos de mis hermanos al campo de exterminio de Auschwitz. El ruido del tren moría en la distancia.
Estaba aturdido por la caída, y no sé cuánto tiempo había estado tirado allí. Cuando recuperé la conciencia y comprobé que no tenía huesos rotos, di gracias a Di-s por estar vivo. Levanté la cabeza y miré alrededor. A cientos de metros de distancia, vi la silueta de un guardia nazi, claramente
delineado entre mí y el bosque. Un gran campo me separaba de los bosques. Tenía que llegar antes del amanecer. Ya las estrellas se desvanecían.
Con cautela comencé a arrastrarme hacia el bosque. Cada movimiento era una agonía. Por fin me encontré entre los árboles, y podía respirar con alivio. Los árboles me dan cobijo. Junto a un grupo abetos, me acosté en la clandestinidad.
Con una oración de gratitud al Todopoderoso en mis labios, me quedé dormido.
Me desperté avanzada la mañana. Con mucho cuidado eché un vistazo alrededor. No había nadie.
De repente, sentí mucha hambre. Durante tres días no tuve agua ni comida. Los dolores del hambre se hicieron insoportables. Pensé que iba a morir si no conseguía algo de comida pronto.
Salí de mi escondite y por un momento me detuve, inhalando el aire fresco de la mañana.
Sabía que estaba lejos de ser libre. Que sería perseguido como un animal o moriría de hambre. Empecé a caminar. A lo lejos vi una casa de campo. ¿Encontraría a un ser humano que se apiadara de mí? Decidí correr el riesgo. Llamé suavemente a la puerta. Cuando se abrió, una mujer campesina me miraba. Entonces sentí que mi sangre se helaba. Por encima de su hombro apareció el rostro de un nazi uniformado.
Me di vuelta y huí, pero ya era demasiado tarde. Un fuerte grito de “¡Alto!” envió escalofríos por mi espina dorsal. Me dejé caer como un fardo de paja.
“El nazi me pateó con saña.” ¡Levántate, Judío! , gritó. “¡Vamos, Judío, marcha!”
“Marchaba de nuevo a los bosques, con el nazi a unos pasos detrás de mí. Mientras caminaba, recité la oración del ‘Aleinu’: Es nuestro deber alabar al Amo de todo, atribuir la grandeza a Aquel que formó el mundo en el principio ya que no nos ha hecho como los pueblos de otras tierras. ..”
Una serena tranquilidad comenzó a descender sobre mí. No tenía miedo de morir. “‘¡Alto!” llegó la orden. “Me di la vuelta. Por un momento el nazi hizo una pausa. Si él esperaba que cayera de rodillas rogando por mi vida, iba a decepcionarse”
‘Cava!’ -rugió el nazi.
Me preguntaba con qué iba a cavar.
‘¡Cava!’ -rugió de nuevo.
Caí de rodillas y empecé a escarbar con los dedos. La tierra blanda se movía con facilidad.
Por fin mi tumba estaba lista.
Entonces él me ordenó desnudarme. Me quité las botas y empecé a quitarme la ropa. Cuando llegué a mi tzitzit (Talit katán- vestimenta ritual) me detuve.
“¡Sácate todo!” -rugió el nazi, con rabia.
“¡No!” Le dije desafiante.
“Quiero morir con esta prenda puesta”
El nazi sacó su pistola y apuntó.
Cerré los ojos y susurré el “Shema Israel”, y esperé el disparo, pero no vino. Abrí los ojos. Aun estaba apuntando. Su mano no se vía muy estable. “¿Qué es esto, y qué estás susurrando? -Preguntó, señalando mi tzizit”
“Estos son mis testigos sagrados, le dije, y van a acompañar a mi alma a la Corte Celestial y dar testimonio ante el Todopoderoso de cómo encontré
mi muerte. Se exigirá una retribución por mi sangre inocente, y la sangre de mis inocentes hermanos”.
El Nazi dudó. Su cruel rostro se convirtió en visiblemente preocupado Estaba pensando Algo que no había hecho desde que se había unido a la juventud nazi.
“De repente rugió:” ¡Lárgate! ¡Al diablo con ustedes! Corre antes de que cambie de opinión! ”
“Me quedé quieto. Mis pies parecían pegados a la tierra. “Corre, idiota”, me decía a mí mismo, pero no me podía mover. Me quedé allí, con los ojos bien abiertos, mirando fijamente al nazi.
“De repente, se volvió y huyó…”

* Extraído de Talks and Tales

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario