El Rebe escribe

7 de Jeshvan, 5715 (1954)

Shalom Ubrajá! (Paz y bendición):

Rabí…se me transmitió su pregunta sobre por qué no es la costumbre de los Jasidim de Jabad decorar la Sucá, así como tampoco lo es dormir en la Sucá.

Esta pregunta requiere de una explicación más larga de lo que esta carta me lo permite. Sin embargo, confío en que los siguientes puntos serán suficientes:

Decoración:
1.
Generalmente, una Mitzvá (precepto), debe ser observada por su autoridad Divina (“Kabalat Ol”), y no basada en fundamentos racionales, o sea, por ninguna razón ni explicación que nosotros podemos hallar en ella. Una excepción, hasta cierto punto, es el caso en el que el significado de la Mitzvá se encuentra indicado en la Torá, y nuestros Sabios han conectado su cumplimiento con el mismo. Sea como fuere, sólo una persona calificada puede interpretarlo completamente.

2. Tenemos una regla y es que la Mitzvá debe ser realizada de la mejor manera posible, como el Rambam (Maimónides) explica. Esto se aplica especialmente al objetivo de la Mitzvá misma, por ejemplo, uno debe comprar el mejor Talit que pueda afrontar, etc.

3. Contrariamente al Sjaj (ramas que cubren el techo de la Sucá) y a las paredes de la Sucá, las decoraciones no son una parte esencial de la Sucá, sino que son adornos externos que agregan al disfrute de la persona que está sentada dentro de la Sucá; son, como el nombre claramente indica, objetos suplementarios que decoran y embellecen la apariencia externa de la Sucá.

4. La actitud de los Jasidim de Jabad hacia esto, como fue enseñado durante generaciones de líderes y maestros de Jabad, es que la Sucá nos nutre de algunas lecciones esenciales, que son explicadas en la literatura Jasídica y en la literatura Talmúdica en general. Se espera que los Jasidim de Jabad queden impresionados por el carácter esencial de la Sucá sin tener que recurrir al maquillaje “artificial”; que la frágil cubierta de la Sucá y sus paredes desnudas, no adornadas por ornamentos externos, alfombras o guirnaldas causen una lección más directa y fuerte sobre el judío.

2. Dormir en la Sucá

Para poder resguardar e inspirar un sentimiento más fuerte hacia la Sucá, nosotros no acostumbramos a dormir en ella. La base para esto es:
Primero; tenemos una regla que “Hamitztaer patur min Hasucá” (“el sufrimiento exonera a uno de morar en la Sucá”). Segundo, cuando una persona duerme, no está en control de sí mismo, más aún, el mismo acto de vestirse y desvestirse inevitablemente crea una actitud de “lugar común” hacia el lugar en el que uno usa como dormitorio. Dicha actitud de desprecio hacia la Sucá (al dormir en ella, como expliqué antes), contrariamente a la actitud correcta que se debería tener frente a las Mitzvot de Di-s, con las cuales Él ha santificado a todos los judíos, sería profundamente sentida por el Jasid de Jabad y causaría en él un profundo sufrimiento espiritual. Esto se debe a las enseñanzas y crianza jasídica que él recibió.

Sin embargo, si un judío siente con firmeza que el hecho de dormir en una Sucá no afectaría lo más mínima su actitud hacia la santidad de la Sucá, y está, por ende, libre de cualquier dolor mental que pudiera causarse por ello, entonces es correcto que duerma en ella, en concordancia con el significado de “Taishvu K´ain taduru”, hacer de su Sucá su lugar de morada al máximo.

Espero que esto lo provea de una respuesta adecuada a su pregunta, pero si desea una explicación más clara aún, no dude en volver a escribirme.

Con bendiciones,

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario