¿Alegrarnos ahora?

Jag HaSucot nos obliga a tomar un respiro de los dolorosos momentos vividos en estos días…

Jag HaSucot, que ya está entre nosotros, nos obliga a tomar un respiro de los dolorosos momentos vividos en estos días, para concentrarnos en la alegría de la festividad.
En los libros de Jasidut está explicado que todo lo que es posible lograr a través del llanto y la Plegaria durante los días de Rosh Hashaná y Iom Kipur, se puede alcanzar en Jag HaSucot y Simjat Torá por medio del regocijo y el baile.

Además está escrito que “la alegría endulza los juicios”, es decir que puede anular un mal decreto. Entonces, qué mejor que alegrarse ahora, durante esta festividad sobre la que está escrito en la Torá: “Te regocijarás en tu fiesta y estarás sólo alegre”.

¿ES POSIBLE ORDENAR LA ALEGRÍA?
Es difícil digerir la orden de “alegrarse”. Si sentimos júbilo en nuestro corazón, no hay necesidad de ordenes. Y si no está allí, parece imposible crearlo de la nada! Pero si la Torá así lo establece, es porque está al alcance de la persona. Existen dos formas de despertar este sentimiento: uno depende del intelecto y el otro de las piernas. Del intelecto por medio de concentrarse y pensar en cosas que producen alegría.
De las piernas- por medio de bailes y demostraciones de alegría.

Cuando la persona se obliga a alegrarse, finalmente se deja arrastrar y comienza a sentirse realmente feliz. Por supuesto que el proceso intelectual es el más perfecto. Cuando meditamos acerca de lo que es la esencia del iehudí, el gran privilegio que poseemos, al pertenecer al pueblo de Israel, y del amor de Hashem hacia cada individuo, seguramente lograremos alcanzar a una profunda alegría.

EXPRESANDO CONFIANZA
Cuando el iehudí está alegre, expresa de esta forma su confianza en Di-s. Si manifestamos alegría incluso en momentos de mucha preocupación, demostramos que tenemos depositada toda nuestra seguridad en Hashem, ya que tenemos fe íntegra en que todo es para bien. Y todo esto influye en la realidad, logrando que las cosas negativas desaparezcan y quede al descubierto el bien. Esto no implica negar las circunstancias que nos rodean. Por el contrario, debemos hacer todo lo que está a nuestro alcance para enfrentar las dificultades, confiando en que Di-s Hará lo Suyo, coronando nuestro accionar con el éxito.

En estos días de Jag HaSucot, debemos colmarnos de Emuná, fe y Bitajón, confianza, en que Hashem protegerá al pueblo de Israel, que se alegra con Su festividad y las respectivas Mitzvot. Debemos saber que sólo se trata de una prueba más, que se esfumará cual una nube.

Alegrémonos iehudim en Sucot y Di-s nos otorgará alegría para todo el año!!!

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario