Cuando el Rebe invitó a Louis el Ebrio

Una joven mujer de Miami Beach, Florida, quien hacía poco se había separado de su marido, estaba en la fila para recibir el tradicional Leikaj (torta de miel) del Rebe, Rabí Menajem Mendel de Lubavitch.

Al comienzo de cada nuevo año judío, el Rebe solía distribuir dos veces torta de miel, mientras bendecía a cada persona con un feliz año nuevo: una vez en la víspera de Iom Kipur, y otra vez el último día de la festividad de Sucot, conocido como Hoshaná Rabá. Esta historia sucedió en Hoshaná Rabá, día también conocido como el que precede a la festividad de Simjat Torá, una de las fiestas más alegres del calendario Judío.

Su turno finalmente llegó. Cuando extendió su mano para recibir la torta, el Rebe le preguntó si su marido, Louis, estaba también en Nueva York. Ella respondió que no.

El Rebe luego le preguntó si sabía dónde estaba, y ella dijo que no tenía idea de dónde podría estar.

Louis, lamentablemente, se había transformado en un ebrio, y se había alejado de su vida familiar.

“¿Sabes si no hay alguien que pueda contactarse con él?”, le preguntó entonces el Rebe.

“Alti Bukiet es su amigo, y quizá él pueda saber cómo localizarlo”, le dijo ella, refiriéndose a mi hermano Alti, quien en ese entonces era uno de los alumnos de la Ieshivá de Lubavitch en Miami. (Hoy en día es un emisario de Jabad en Lexington, Massachusetts).

El Rebe se dirigió a uno de sus secretarios y le preguntó si podía encontrar a Alti Bukiet. El secretario corrió a la sala de estudios de la Sede Mundial de Lubavitch, buscando a Alti. Lo encontró y le explicó que el Rebe quería verlo de inmediato.

Alti fue de prisa hacia donde se encontraba el Rebe distribuyendo la torta, y el Rebe le preguntó si sabía cómo contactarse con Louis.

“Sí, sé”, le respondió Alti.

“Quiero que Louis participe de las Hakafot de hoy a la noche”, dijo el Rebe. (Se llama “Hakafot” a los bailes tradicionales con los Rollos de la Torá en Simjat Torá).

Alti, inmediatamente se contactó con Louis y le pidió que tomara el próximo avión a Nueva York. Louis le respondió que no tenía ningún interés en participar, y que definitivamente no viajaría a Nueva York. Alti le rogó que lo hiciera, explicándole que el Rebe lo había invitado personalmente a ser partícipe de los bailes. Luego de una hora de discutir, Louis finalmente aceptó.

Llegó a Brooklyn minutos antes de la festividad.

Aquella noche, y la noche posterior, Louis disfrutó enormemente de los bailes y de los cantos. El Rebe miraba a Louis y le sonreía varias veces, asintiendo con la cabeza, reconociendo la presencia de Louis entre la multitud de Jasidim.

Luego de la festividad, mientras Louis estaba pasando junto al Rebe, el Rebe con una sonrisa en su rostro, le dijo: “Me alegré de verte de buen humor durante la festividad. Intenta resolver tus problemas y no seas tonto…”

Poco después, Louis dejó de estar ebrio, y se reunió con su familia.

Por Levi Bukiet

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario