El fundador

En Shavuot se cumple otro aniversario del fallecimiento de Rabi Israel Baal Shem Tov, fundador del movimiento Jasídico. Elegimos algunas de las fascinantes historias y comentarios que rodean su maravillosa figura.

¿QUIÉN ES QUIÉN?

En cierta oportunidad, el Tzemaj Tzedek- 3er Rebe de Jabad- vio dos judíos que caminaban juntos por la calle. Uno de ellos era anciano y el otro bastante más joven. Para su sorpresa, notó que el hombre joven estaba increpando a la persona mayor e incluso la golpeaba. El Tzemaj Tzedek no pudo contenerse, se acercó al iehudí más joven y lo reprendió: “¿Cómo te atreves a pegarle a un anciano?”

Éste le respondió: “¡Pero si se trata de mi propio hijo!”

Ante el asombro del Rebe, que no comprendía cómo era eso posible, el hombre le relató:

“Cuando era joven, trabajaba como ayudante en la casa del santo Rabí Israel Baal Shem Tov. Cierta vez, me encontraba barriendo la habitación mientras el Baal Shem Tov dormía. Al lado de su cama se hallaban sus pantuflas. Al barrer, tomé el recaudo de no tocarlas ni moverlas del lugar donde el Rebe las había colocado. Cuando el Baal Shem Tov se despertó y comprobó que las pantuflas permanecían en el mismo lugar, me bendijo para que viviera hasta los ciento veinte años. Le dije al Baal Shem Tov: “¿Cuál es el beneficio de esa bendición? Seré en un anciano longevo pero me convertiré en una carga y necesitaré de los demás. No serviré para nada y seré visto como un objeto sin utilidad” El Baal Shem Tov me respondió: “Entonces, te bendigo para que vivas hasta los 120 años y permanezcas joven como en este momento”

“Y así fue, la bendición del Baal Shem Tov se cumplió y este hombre mayor que está a mi lado es mi hijo”

Al oír la historia, los Jasidim que se hallaban presentes le pidieron que les describiera el rostro y la apariencia de Rabi Israel Baal Shem Tov. El hombre contó que tenía el cabello claro y su barba era de color claro también.  (Sefer Reshimat Debarim, parte I).

FUERA DE LOS ALCANCES DE LA NATURALEZA

Durante un Farbrenguen- reunión jasídica- el Alter Rebe solicitó a sus Jasidim que relataran alguna historia del Baal Shem Tov.Uno de ellos comenzó:

En varias oportunidades, luego de recitar el Tikún Jatzot (Plegaria que se recita después de la medianoche por la destrucción del Templo) decía en voz alta: “Amo del Universo, estoy sano y puedo servirte” Su ayudante ya sabía que al oír estas palabras debía encender una lámpara, tomar un hacha para romper el hielo, para que el Baal Shem Tov pudiera sumergirse en el río como preparación para sus rezos. Cierta vez, el Baal Shem Tov tardó más de lo acostumbrado en su inmersión y se acabó la vela de la lámpara. El ayudante se desesperó. Sabía que su Rebe deseaba que la vela estuviese encendida. Le preguntó al Baal Shem Tov qué hacer y como respuesta Rabi Israel le alcanzó un pedazo de hielo. El ayudante lo encendió y alumbró cual una vela… (Migdal Oz )

CRECÍA EN SHABAT

El sastre del Baal Shem Tov explicó que las ropas que cosía para que el Tzadik vistiera en Shabat, eran bastante más largas que las que usaba durante el resto de los días de la semana. Y aquellas que usaba en Shabat le quedaban perfectas y no se notaba que fueran de distinto tamaño. (Rashag, Reshimat Devarim)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario