2da. semana del Omer -GUEVURÁ:Justicia, Disciplina, Restricción, Temor Reverencial

a disciplina da dirección y foco a nuestra vida y amor…

Si el amor (jésed) es el lecho de roca de la expresión humana, la disciplina (Guevurá) es el canal a través del cual expresamos el amor. La disciplina da dirección y foco a nuestra vida y amor. Como un rayo láser, su potencia radica en el foco y la concentración de la luz en una dirección, en lugar de rayos de luz fragmentados y dispersos en distintas direcciones. Guevurá —disciplina y medida— concentra y encamina nuestros esfuerzos, nuestro amor, en la dirección apropiada.
Otro aspecto de Guevurá es el respeto y la reverencia.
El amor sano requiere de respeto hacia el ser que amamos.
Jésed de Guevurá
Amor en Disciplina
El motivo y la intención subyacentes a la disciplina es el amor. ¡Por qué medimos nuestro comportamiento, establecemos parámetros, y esperamos que la gente viva de acuerdo a ellos? Sólo a causa del amor. Incluso el juzgamiento del culpable es una expresión de amor, En otras palabras, castigo no es venganza1 es apenas otra manera de expresar amor limpiando todo lo que es antítesis del amor. Nunca debe confundirse tolerancia hacia la gente con tolerancia a su conducta. Por el contrario: el amor por la gente incluye querer que sean lo mejor que pueden ser y por lo tanto ayudarle a percatarse de cualquier actitud inferior a una conducta perfecta.
Jésed de Guevurá es el amor en la disciplina1 la conciencia del amor intrínseco que se encuentra detrás de la disciplina y el juicio. Es el reconocimiento de que tu disciplina personal y la disciplina que esperas de los demás es sólo una expresión de amor. Es la comprensión de que no tenemos derecho a juzgar a los demás1 sólo tenemos derecho a amarlos y eso incluye querer que sean lo mejor que puedan ser.
Pregúntate a ti mismo: Cuando juzgo y critico a alguien, ¿está ello de alguna manera teñido por mi propio desdén e irritación? ¿Siento alguna satisfacción oculta en el fracaso del otro? ¿Es sólo por amor al otro?
Tiferet de Guevurá
Compasión en Disciplina
Subyacente e impulsando a la disciplina no debe haber sólo amor, sino también compasión. El amor resulta de reconocer los propios méritos y cualidades positivas, mientras que la disciplina canaliza y encamina dichas fortalezas y elimina lo negativo.
Compasión es amor incondicional. Es amor simple.
Humildad en Disciplina
Los resultados de la disciplina y el poder sin humildad son obvios. Las mayores catástrofes han sucedido como resultado de personas dispensando juicio arrogante sobre otras.
¿Soy arrogante en nombre de la justicia (de lo que yo considero como justo)? ¿Pienso alguna vez que estoy en un pedestal más elevado y dicto juicio a otros súbditos?
Iesod de Guevurá
Vinculación en Disciplina
Para que la disciplina sea efectiva debe esta acompañada de compromiso y unión.
Tanto al disciplinarse uno mismo como al hacerlo con otros debe existir el sentimiento de que la disciplina es importante para desarrollar un vínculo más fuerte. No es que yo te disciplino a ti, sino que lo estamos haciendo
Maljut de Guevurá
Nobleza en Disciplina
La disciplina, al igual que el amor, debe realzar la dignidad personal. Si desmoraliza a la persona, logra un resultado opuesto. La disciplina sana debe fomentar la autoestima y traer a la superficie lo mejor de la persona, cultivando su soberanía. Esta expresión de la disciplina no compromete a la disciplina misma; por el contrario, la fomenta y mejora.
Para profundizar este trabajo espiritual, consulte “Guía Espiritual para la Cuenta del Omer”, editorial Kehot.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario