El bombero

Una parábola
Hace muchos años, antes de que existieran los camiones de bomberos, alarmas eléctricas de fuego, y donde la mayoría de las casas estaban contruídas de madera, el fuego era algo terrible. Una ciudad entera o gran parte de ella se llenaba de llamas y humo. Y por eso, cuando había un incendio, todos dejaban su trabajo e iban a ayudar a apagar el fuego. Solía haber una atalaya, mas alta que los otros edificios, en donde un vigilante miraba todo el tiempo. En el momento que veía fuego o humo, hacía sonar la alarma. La gente de la ciudad entonces formaban una cadena humana entre el fuego y el pozo mas cercano, pasándose uno al otro baldes de agua para apagar el fuego.

Una vez sucedió que un chico de un pequeño pueblo fue a la ciudad por primera vez. Paró en una posada, a las afueras de la ciudad. De pronto escuchó el sonido de una corneta. Le preguntó al posadero que significaba.
“Cuando hay fuego”, el posadero le explicó al chico, “hacemos sonar una corneta, y rápidamente se extingue el fuego”.
“Qué maravilloso”, pensó el chico. “Qué sorpresa que voy a llevar a mi pueblo”.
El fue a comprar una corneta. Cuando regresó a su pueblo, estaba lleno de emoción. Llamó a todos los del pueblo: “Escuchen, buena gente”, exclamó. “No hay más necesidad de asustarse por el fuego. Solo mírenme, y vean qué rapido extingo el fuego”.
Diciendo esto, corrió a la cabaña mas cercana e inició un fuego en el techo. El fuego comenzó a extendese rápidamente.
“No se alarmen”, gritó el chico. “Ahora mírenme”.
El chico comenzó a soplar la corneta con todas sus fuerzas, interrupiendo solo para tomar aire y para decir: “Esperen, estó va a apagar el fuego en cualquier momento”. Pero el fuego no se apagaba y llegó a cubrir a todo el pueblo en llamas.
Los comenzaron a maldecir al chico. “Inútil”, gritaron. “Pensaste que solamente soplando la corneta el fuego se extinguiría?, es solo una alarma, para despertar a las personas, si estan durmiendo, o de sacarlos de sus trabajos para mandarlos al pozo para sacar agua y tirarla al fuego”.

Esta historia nos recuerda, cuando pensamos en el shofar que se hace sonar muchas veces en Rosh Hashana. Mucha gente piensa como el pequeño aldeano, que el mismo sonido del shofar hace todo por el. Piensan de que pueden seguir “durmiendo”, sin tener que cambiar su forma de vida y conducta, el sonido del shofar en la sinagoga seguró les traerá un buen año nuevo.
Pero, como la corneta de la histora, el shofar es el sonido de una “alarma”. Tiene un mensaje: “Despiertense, dormilones, piensen en sus caminos, en volver a Di-s, apaguen el “fuego” que amenaza con destruir nuestros hogares Judíos. Vayan al pozo, al Pozo de Aguas Vivientes, la Torá y las Mitzvot. Apúrense, antes de que sea demasiado tarde”.
Es por esto que inmediantamente antes del sonido del shofar, exclamamos: “Felices son las personas que entienden el significado del sonido del shofar, ellos caminan en Tu luz, oh Di-s”.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario