Aire

“Aunque el verano todavía continuaba, y el día era brillante y soleado, había un cambio en el aire. Uno podía oler el perfume de Elul; un aire te Teshuvá estaba soplando. Todos estaban más serios, más pensativos…esperando el llamado del Shofar, el primer toque que anunciaría la aperutura de las puertas del mes de la misericorda”. Así describe el Rebe anterior de Lubavitch, Rabí Iosef Itzjak Schneerson, el cominezo del mes de Elul en el Shtetl de Lubavitch.

El último mes del año Judío, Elul, es un momento propicio para rever nuestros logros y fallas del año culminante; es un mes de temor previo al acercamiento de Rosh Hashaná y Iom Kipur, cuando “todos los habitante de la tierra pasan frente el Juez Divino como un rebaño de ovejas” (de las plegarias de Rosh Hashaná y Iom Kipur). Pero Elul es también un mes gentil, ablandado por las profecías reconciliatorias de los “Siete de Consuelo” y las vibraciones de compasión Divina que persisten desde el momento en que Moisés pasó todo el mes de Elul en la cima del Monte Sinaí rogándole a Di-s que perdone a Israel por su primer pecado. En una palabra, Elul es un momento de Teshuvá: tiempo de arrepentirse, personar y reconciliarse; un momento para volver a un prístino comienzo y redescubrirse el verdadero yo y la chispa de Divinidad en cada uno.,

El Primer Recurso

Para conservar al cuerpo y alma unidos, el ser humano precisa aire, agua, comda, ropa, vivienda- en ese órden. Sin aire, Di-s no permita, la persona fallecería en cuestión de segundos. Sobreviría unos pocos días sin agua, y un par de semanas sin comida. La necesidad de comida y vivenda son menos inmediatas aparentemente, pero sin ellas, el hombre finalmente se sucumbiría a un ambiente generalmente hostil para su vida y salud.

No casualmente, este órden describe el relativo acceso de estas fuentes. Vivienda es la más fatigosa y cara para el hombre de conseguir. La vestimenta no tanto, la comida menos aún, el agua es todavía más barata y más accesible. Finalmente el aire, que es la fuente más crucial de todas, es la más abundante y menos difícil de conseguir

Los dichos “un cambio de aire”, “Sentido de Elul”, y “viento de Teshuvá” arriba ya mencionados por el Rabí Iosef Itzjak, no son meras figuras poéticas del lenguaje, sino que expresan una verdad acerca del mes de Elul y el espíritu de Teshuvá. El esfuerzo por cortar a través de las ruinas de fracasos y faltas de equidad acumuladas de la vida y tocar la base con la inmaculada pureza del centro del propio alma, es un esfuerzo de todo el año

Pero en el Mes de Elul, nos adentramos en una atmósfera de Teshuvá.

En Elul, la Teshuvá no es un factor de nervios por los “momentos de la verdad” o algo que es extraído de las profundidades de un libro de rezos. Es un aire accesible y pleno: sólo tenemos que inhalarlo profundamente y llevarlo hacia nuestros pulmones y a través de nuestras venas. Y con Elul, viene la realización que, como el aire, Teshuvá es nuestra fuente más crucial, nuestra respiración de vida espiritual.

Basado en una directiva del Rebe, en Shabat Mebarjím, Elul 5727, (2 de Septiembre de 1967)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario