¿Hace falta pedir?

Rabí Iosef Itzjak Schneerson, el Rebe Anterior, contó la siguiente historia que escuchó de boca de su padre, el Rebe Rashab, en el año 5657: Cierta víspera de Rosh Hashaná, Rabi Levi Itzjak de Berdichev dijo: “¡¿Cómo puede ser que tenga que pedirte por Tus hijos?! También yo soy padre y no espero que nadie me pida bendecir a mis hijos. Los bendigo en todo momento. Y sabemos que los iehudim son Tus hijos, cada judío es como un hijo único para Ti. Tú eres el indiscutible Sabio, el auténtico Misericordioso. ¡Es una tontería de mi parte pedirte por Tus propios hijos! Dales Tú mismo de Tu mano amplia, completa y santa. Que así sea, Amén y Amén”.

Concluyó el Rebe Rashab: “Un alma en un cuerpo debe pedir. Debe existir el aspecto del pedido. Se debe pedir del Padre del Cielo que es bueno y dulce, y Él nos da hijos y prosperidad en abundancia”

(“Sefer HaSijot” 5709, pag.271)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario