Mensaje para Purim del Rebe

Un goce innecesario Nuestros sabios dicen que el decreto de Hamán fue un castigo por el hecho de que los judíos gozaron del banquete de Ajashverosh…
Este concepto merece ser explicado: La Meguilá nos cuenta que el banquete se llevó a cabo de acuerdo a la voluntad de cada invitado. Y los Sabios explican que se realizo de acuerdo a la voluntad de Mordejai y Hamán, es de suponer entonces que la comida que fue servida a los judíos cumplía con las disposiciones de las leyes de Casher. Por ende.

¿Cuál fue el pecado que cometieron?
Realmente el pecado no fue que participaron del banquete sino el hecho de que gozaron del mismo.
Los judíos experimentaron gozo y satisfacción por el hecho de haber sido invitados al banquete de Ajashverosh. Esta satisfacción era una demostración de un complejo de inferioridad y perdida del orgullo judío, frente al rey de un gran imperio donde ellos eran una minoría con una religión diferente.
A ello replico Di-s: “Si ustedes renuncian a vuestra integridad judia, y basan vuestra confianza en los favores del rey, yo les demostrare la fragilidad de ese apoyo”
Como el aire para respirar
El mundo fue creado de forma tal que las necesidades básicas son fáciles de conseguir.
El aire sin el cual es imposible vivir se encuentra en abundancia y en forma gratuita.
El agua tan vital para la vida, también es posible encontrarla en grandes cantidades, y aun costo mínimo. Los alimentos sin los cuales se podría subsistir varios días, son un poco más difíciles de conseguir, pero aun así están mas al alcance que la vestimenta, las cuales no son tan imprescindibles. Estas sin embargo son más fáciles de obtener que una vivienda, la cual es menos importante que la ropa para subsistir.
También en el plano espiritual es así. Los Preceptos más importantes son los más fáciles de llevar a cabo. Aplicado esto a los preceptos de Purím: Para poder cumplir conel precepto de la lectura de la Meguilá, es necesario un rollo escrito sobre un pergamino y una persona que sepa leerlo correctamente. Para cumplir con el banquete de Purím debemos ocuparnos previamente.
Sin embargo los Preceptos de enviar comestibles y regalos a los pobres son de fácil cumplimiento:
Entregando dos comestibles a otro judío y dos monedas a dos pobres ya hemos cumplido con estos Preceptos. Esta facilidad de llevarlos a cabo nos muestra la imperiosa importancia que tienen los mismos.
¿Por qué regalos?
El Precepto de dar caridad a los pobres en Purim figura en la Meguilá como “Regalos a los pobres” ¿Por qué se llaman regalos y no como comúnmente, caridad o beneficencia?
La diferencia entre caridad y regalos es la siguiente: Cuando la persona hace beneficencia, puede experimentar un sentimiento de orgullo: “Yo tengo piedad del menesteroso y le doy caridad” en cambio cuando uno da un regalo generalmente, es una demostración de agradecimiento a quien lo recibe.
Este es uno de los mensajes de Purim, en especial del Precepto de “Regalos a los pobres”. La necesidad de tratar al menesteroso con honor y respeto y sentir que la dadiva es reciproca. El pobre nos da la posibilidad de cumplir con la importante Mitzvá de Tzedaká la cual tiene el valor y peso de todas las Mitzvot juntas. Por eso, así como el pobre recibe la caridad, el también brinda el privilegio de hacer beneficencia.
Adaptado de las palabras del Rebe de Lubavitch

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario