Día de movilización, día de ayuno

El 13 de Adar, es un día de ayuno conocido como Ayuno de Ester…

Los enemigos de Israel habían planeado subyugarlos y destruirlos el 13 de Adar, pero sucedió a la inversa, los judios se impusieron sobre sus enemigos. Los judíos se congregaron en sus ciudades… (Ester 9:1-2).
Siempre que los judíos se reunían para librar batalla en contra de sus enemigos, realizaban ayunos pidiendo y suplicando a Di-s que les otorgara la victoria. También Moshé ayunó antes de entrar en guerra con Amalék. La razón de tales ayunos es mostrar que el hombre no prevalece debido a su gran fortaleza física o habilidad, sino sólo gracias a que eleva sus ojos en súplica al Cielo y Di-s le concede Su misericordia para triunfar en la batalla. Este fue el propósito del ayuno observado por Israel en la época de Hamán, al congregarse para defenderse de quienes procuraban su destrucción. Y en su memoria se estableció un ayuno en ese mismo día para todas las generaciones venideras, para recordar siempre que Di-s acepta la plegaria y penitencia del hombre en sus momentos de tribulación, cuando se aflige y retorna a El de todo corazón, tal como sucedió en la época de Mordejái y Ester.
En la Meguilá (el Libro Bíblico de Ester), se alude a la aceptación de este ayuno el 13 de Adar, ya que el versículo expresa: Y cómo aceptaron sobre su descendencia sus ayunos y súplicas (ibíd. 9:31).
El ayuno se llama “Ayuno de Ester” pues fue ella la primera en requerir que el pueblo ayunara, al decirle a Mordejái: Vé y reúne a todos los judíos (le Shushán; ayunad por mí no comáis ni bebáis durante tres días, noche y día. También mis doncellas y yo ayunaremos del mismo modo… (ibíd.4:16).
Aunque el ayuno de Ester que observamos actualmente es en conmemoración del que hicieron los judíos cuando se reunieron para defenderse de sus enemigos —el 13 de Adar—, y no al realizado por Ester en ese entonces, los días 13, 14 y 15 de Nisán, cuando Mordejái se enteró de las intenciones de Hamán y de la carta real escrita el 13 de Nisán ordenando la aniquilación de los judíos — en vista de que fue Ester quien propuso el primer ayuno para encarar esta calamidad inminente, todos los ayunos posteriores decretados durante ese pe¬ríodo reciben su nombre.

Algunos Sabios sostienen que nuestro ayuno del 13 de Adar sí conmemora el ayuno de tres días de Ester. Sin embargo, debido a que no puede ser realizado en Nisán —pues está prohibido ayunar en ese mes—, se fijó para el día 13 de Adar, que también había sido decretado como ayuno cuando los judíos se congregaron para defenderse. Pese a que el ayuno de Ester se extendió durante tres días, los Sabios fueron indulgentes al respecto y lo fijaron para un único día.

El ayuno de Ester

Como el Ayuno de Ester no forma parte de los cuatro ayunos públicos estipulados por los Profetas y no es mencionado explícitamente en las Escrituras, los Sabios han sido más indulgentes en cuanto a su observancia. Las mujeres embarazadas o que amamantan, y aquellas personas débiles que sufren mucho a causa del ayuno, no están obligadas a observarlo. En el Ayuno de Ester se recita la plegaria Aneínu en el Shemoné Esré las Selijot especiales del día, y se lee la sección de la Torá correspondiente a los días de ayuno en Shajarit y Minjá (Vaijal, en Exodo 32:11-14 y 34:1-10; véase Sidur, pág. 315).

Si el 13 de Adar coincide con Shabat, el ayuno se adelanta al jueves anterior, 11 de Adar. Debido a que Purím se observa el día 14, no postergamos el ayuno para el día siguiente (como sucede, por ejem¬plo, cuando el 9 de Av acaece en Shabat), ni lo adelantamos al viernes por deferencia al Shabat. (El único ayuno público que puede coinci¬dir con un viernes es el del 10 de Tevet. No se recita Tajanún en Minjá del Ayuno de Ester. Algunos acostumbran vestir ropas de Shabat en Minjá, en razón de que la lectura de la Meguilá tendrá lugar muy poco después.

Extraído de Nosotros en el Tiempo
Editorial Bnei Sholem

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario